abc Radio

México, plan B de indocumentados

Migrantes de 12 países se niegan a regresar; si EU no les da refugio, lo solicitarán en territorio nacional

Brenda Escalona | Tribuna de San Luis

SAN LUIS RÍO COLORADO. Migrantes indocumentados de al menos 12 países que se encuentran varados en Tijuana, Mexicali, Los Algodones y San Luis Río Colorado se niegan a como de lugar a volver a sus lugares de origen, por lo que si Estados Unidos les niega su solicitud de asilo, buscarán quedarse en México, reveló Martín Salgado Ames, presidente del patronato de la Casa del Migrante Divina Providencia, en Sonora.

El activista revelo que la Organización de las Nacionales Unidas (ONU) instaló una Oficina para Refugiados que asesora a los migrantes sobre como solicitar asilo en nuestro país, sin embargo, los indocumentados rechazan de inicio la oferta porque su meta es llegar a Estados Unidos.

Sin embargo, Salgado Ames agregó que aún cuando los representantes de la ONU no logran convencer a los extranjeros, algunos expresan su total negación a volver a su país de origen, en caso de no alcanzar el sueño americano, por lo que buscarían entonces quedarse en México.

“En dos ocasiones nos visitó el personal que trabaja en la extensión de la Oficina de Refugiados de la ONU, intentan persuadir a los migrantes para que se queden en México, les explican la documentación que deben tener para lograr su estancia legal en México, pero el resultado es nulo, quienes están aquí (Casa Migrante) es porque serán atendidos en pocos días por Migración del vecino país, tienen firme la meta y muchas esperanzas”, explicó.

La Casa del Migrante Divina Providencia maneja una lista de espera en conjunto con las autoridades migratorias de Estados Unidos, la cual da orden a la atención de las solicitudes de asilo de los extranjeros.

Martín Salgado explicó que tres días antes de que le toque turno a algún migrante, se le manda a llamar para que estén a tiempo para su atención, puedan asearse y preparar la documentación que valide la necesidad de la visa humanitaria.

Este sistema se aplica desde 2016 cuando se registró una llegada masiva de africanos y haitianos a esta frontera. Actualmente esperan su turno para ser atendidos por las autoridades migratorias estadounidenses ciudadanos originarios de Camerún, Cuba, Eritrea, Uganda, Etiopia, Rusia, Egipto, además de algunos centroamericanos.