abc Radio

México rechaza en la OEA uso de fuerza militar contra Venezuela

La embajadora de México en la OEA, Elena Baños, destacó que en el continente americano no hay un conflicto armado que reclame el uso de la legítima defensa

Roxana González | El Sol de México

El gobierno de México, a través de su representante ante la Organización de Estados Americanos (OEA), rechazó rotundamente la invocación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), que contempla la fuerza militar contra Venezuela, al considerar que sienta un precedente peligroso para toda la región.

Luego de que los estados partes del TIAR aprobaran por 12 votos a favor y cinco abstenciones, la Convocatoria del órgano de Consulta del Tratado, la embajadora de México ante la OEA, Luz Elena Baños Rivas, afirmó que los mecanismos que contempla el TIAR, surgido en el contexto de la segunda posguerra mundial, no son la vía para alcanzar los objetivos del organismo, fundamentalmente el lograr un orden de paz y de justicia, fomentar la solidaridad y robustecer la colaboración entre nuestros pueblos. Sienta un peligroso precedente que México rechaza enérgicamente, subrayó.

Destacó que en el continente americano no hay un conflicto armado que reclame el uso de la legítima defensa, “mucho menos entre nosotros mismos”. Advirtió, además, que México no permanecerá callado ante la irresponsable invocación de ese tratado, “cuyos mecanismos nos enfrentan y pueden conducir a la pérdida de vidas”.

“La Resolución propuesta, que invoca un tratado, que intrínsecamente supone la posibilidad del uso de la fuerza, no es solamente inaceptable, es contraria al derecho internacional. Resultaría aún más grave que un eventual uso de la fuerza se pretendiera enmarcar bajo el concepto de legítima defensa”, afirmó la embajadora mexicana.

Asimismo consideró que se trata de un acto de agresión, y no de una crisis interna, por lo que de ninguna manera puede invocarse como acción preventiva. “Usarla de esa forma abre una peligrosa opción que podría desembocar en la desestabilización del hemisferio”, alertó.

Agregó que México tiene el deber de alertar sobre este eminente riesgo, que afectaría gravemente a nuestra población por la irresponsabilidad de utilizar opciones de fuerza que pudieran dañar severamente la soberanía y violar la no intervención.