abc Radio

Nestlé quiere llegar a Asia por el Istmo: Fausto Costa

La empresa ve en el Corredor Transístmico la oportunidad de alcanzar el objetivo de triplicar sus envíos hacia esa región del mundo a través del Pacífico

Juan Luis Ramos | El Sol de México

Nestlé México prevé triplicar sus exportaciones en los próximos tres años y Asia será una región clave. La infraestructura que promete el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT) es la ruta.

Fausto Costa, CEO de Nestlé en el país, habla en entrevista con El Sol de México del plan del gobierno federal para el Istmo. Será muy importante para las empresas en general porque posibilitará una logística más eficiente para conquistar nuevos mercados, asegura.

“Si vamos a exportar al continente asiático desde nuestra nueva planta en Veracruz tenía que ser por el Canal de Panamá, pero si tenemos la capacidad logística a través del Transístmico para exportar desde un puerto del Pacifico esto nos significa, a todas las empresas exportadoras, un proyecto de fundamental importancia por facilitar esa logística y poder impulsar la exportación”, expone el ejecutivo de la empresa de alimentos.

La creación del CIIT se formalizó con la publicación de un decreto presidencial el viernes pasado en el Diario Oficial de la Federación. La nueva paraestatal contará con participación privada e integrará los puertos de Coatzacoalcos y el de Salina Cruz, a través del Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec que, según los planes oficiales será modernizado.

La empresa es una de las primeras en alzar la mano para montarse en uno de los principales proyectos de la administración federal.

El plan de la compañía de origen suizo es llevar café producido en su nueva planta en Veracruz al continente asiático.

Costa recordó que esta planta, para la cual se comprometieron 154 millones de dólares, fue la primera inversión privada anunciada en este sexenio. El proyecto estará listo en el segundo semestre de 2020 y tendrá capacidad para producir 20 mil toneladas de café al año.

Foto: Daniel Galeana

La nueva fábrica fue anunciada por el propio Andrés Manuel López Obrador apenas unos días después de tomar posesión como Presidente, esto después de reunirse con Costa en Palacio Nacional.

El ejecutivo no es ajeno a las críticas que generó el anuncio, a pesar de la defensa que hizo el mandatario sobre los beneficios de la planta. Una nueva fábrica no es una buena noticia cuando hay sobreoferta del grano a nivel mundial y en consecuencia los precios son bajos, afectando a pequeños y medianos productores, principalmente, argumentan algunos.

Pero para Costa la forma de solucionar el exceso de oferta de café es comprando más grano a los productores.

“La nueva planta nos va a posibilitar comprar más de 20 mil toneladas de café al año en México. Hoy en día operamos con 100 mil productores en todo el país y una vez que empecemos esta operación en Veracruz creceremos entre ocho mil y 12 mil el número de productores, pequeños y medianos, que serán proveedores”, señala el directivo.

La planta de Nestlé, localizada muy cerca del puerto de Veracruz, agrega Costa, generará en su primera etapa 250 empleos operativos y mil 200 indirectos.

Además, durante la etapa de construcción –actualmente ya se realizó el aplanado del terreno y comenzaron las obras de ingeniería civil- se están creando alrededor de 10 mil puestos de trabajo.

Costa destaca que si bien ésta es la obra más emblemática de Nestlé en la presente administración, la empresa no descarta realizar más inversiones y anunciar nuevos proyectos durante el sexenio. Incluso, dice, podrían rebasarse los mil millones de dólares que la compañía invirtió en el país durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Para Nestlé, México es el quinto mercado más importante y el cuarto destino para invertir, debido a factores como su economía estable, recursos naturales, acuerdos comerciales con más de 40 países, población joven, entre otras virtudes.

La desaceleración económica que se espera para el cierre de este año, así como el recorte en la calificación de la nota soberana que hizo la calificadora Fitch Ratings hace unas semanas no desalientan a la empresa en sus planes de inversión en territorio mexicano.

“Este no es un factor de decisión para Nestlé, invertimos a largo plazo porque creemos en México y creemos que es un país atractivo”, apunta.

El directivo hace referencia también a la meta del gobierno de crecer a una tasa de 4 por ciento al final del sexenio. El país tiene las condiciones para rebasar esta cifra y crecer a niveles de Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwán, conocidos como los “tigres asiáticos”, asegura.

Finalmente, reitera que la empresa confía en la nueva administración. “La mayor garantía que un gobierno puede dar es confianza, estabilidad en las reglas y Estado de derecho, y todo el gobierno del presidente López Obrador ha sido un gran defensor de que se puede tener la confianza de invertir en el país”, concluye.