abc Radio


Nombran a mexicano como embajador de la Asociación Americana de Microbiología

  • Viernes 10 de marzo de 2017
  • en México

México.- El universitario Luis Eduardo Servín
Garcidueñas, docente de la Escuela Nacional de Estudios
Superiores (ENES) unidad Morelia de la UNAM, fue nombrado Joven
Embajador de la Asociación Americana de Microbiología (ASM por
sus siglas en inglés).

El investigador, quien analiza la diversidad de
microorganismos extremófilos que habitan en ambientes termales del
Eje Volcánico Transversal de México, informó que se integrará a
una red de 61 jóvenes embajadores de otras naciones, apasionados
por el avance de las ciencias microbiológicas.

La Asociación Americana de Microbiología es una
organización conformada por científicos que estudian virus,
bacterias, arqueas, hongos, algas y eucariotas microscópicos.

“Está compuesta por más de 50 mil científicos y
profesionales de la salud; más de un tercio de ellos reside fuera
de Estados Unidos” y su es promover el avance y difusión de los
estudios microbiológicos, además que se ha convertido en la
organización profesional de ciencias de la vida más grande y
antigua del mundo, detalló Servín Garcidueñas.

Dentro del programa de Jóvenes Embajadores, el
científico universitario promoverá la creación de redes y la
colaboración nacional y global de microbiólogos.

También tiene contemplado participar en la
organización de reuniones y simposios nacionales que permitan
congregar a investigadores mexicanos interesados en el estudio de
los microorganismos.

Su propósito en esta nueva tarea es generar espacios
científicos para presentar, intercambiar y discutir ideas y
proyectos de la comunidad científica nacional. También llevará a
cabo actividades de difusión de los programas y actividades de la
ASM en México, y fomentará la misión de la Asociación de
compartir conocimiento para el avance de la ciencia y la mejora del
mundo que compartimos con los microbios.

Pero la mayor motivación de Servín Garcidueñas es
involucrar a otros jóvenes y generar en ellos el interés por las
investigaciones microbiológicas.

Sobre su trabajo, explicó que las comunidades
microbianas tienen un papel fundamental en los ciclos
biogeoquímicos de los ecosistemas, y también realizan variadas
funciones esenciales en el organismo humano, pues tienen un efecto
en los estados de salud. “Existe gran desconocimiento sobre la
diversidad microbiana que habita en la naturaleza, y hasta en
nuestros propios cuerpos”, remarcó.

Una enorme cantidad de microorganismos permanece
desconocida para la ciencia. Algunas investigaciones han revelado
que alrededor del 99 por ciento de la diversidad microbiana que
reside en un ambiente en particular no se puede cultivar con
técnicas tradicionales en el laboratorio, indicó.

El licenciado en Ciencias Genómicas y doctor en
Ciencias Biomédicas por la Universidad Nacional Autónoma de
México (UNAM) investiga la diversidad de microorganismos en
ambientes volcánicos de México, así como los genes que les
confieren resistencia en condiciones ambientales extremas. En
particular, se ha enfocado en los que habitan en el campo
geotérmico Los Azufres, en Michoacán.

Junto con sus colaboradores, el joven científico ha
estudiado el material genético de virus y microorganismos nunca
antes descritos, o que han sido pobremente caracterizados.

Sus estudios han revelado la presencia de bacterias,
arqueas y microalgas que son capaces de habitar en sitios
volcánicos que presentan acidez extrema, temperaturas elevadas y
concentraciones tóxicas de metales; a estos microbios se les
conoce como microorganismos extremófilos.

Servín Garcidueñas comentó que utiliza técnicas
de metagenómica para tratar de revertir el desconocimiento que hay
en este ámbito. “La metagenómica contempla una serie de
métodos independientes del cultivo que permite, en teoría, tener
acceso al ADN de los microorganismos cultivables y no cultivables
de un ambiente específico; con ello es posible determinar su
composición, estructura y metabolismo potencial”.

Sus proyectos brindan la oportunidad de analizar
comunidades microbianas que, de otra forma, permanecerían
desconocidas, y harán posible generar conocimiento básico de un
tema poco estudiado en México.

Representan una oportunidad única para el sector
académico e industrial pero, más importante aún, para la
formación de estudiantes y alumnos de licenciatura y posgrado que
posean estos conocimientos desde temprana edad, con la finalidad de
despertar el interés y fascinación por estas formas de vida,
subrayó.

Junto con colaboradores de la ENES Morelia, del
Laboratorio Nacional de Análisis y Síntesis Ecológica,
del Centro de Ciencias Genómicas y del Instituto de
Ecología de la UNAM, Luis Eduardo Servín también desarrolla
otros proyectos para analizar la diversidad genética de
microorganismos de otros sitios extremos, así como del microbioma
intestinal de la mariposa monarca.

/afa