abc Radio


Pablo Amílcar Sandoval renuncia a la Delegación de Programas para el Bienestar

Escucha el audio de la conferencia de prensa aquí

 

•  Afirmó que entrega buenas cuentas y que deja una delegación en marcha, con un equipo capaz de continuar la operación con la misma eficacia, honestidad y sin contratiempos

El miércoles 30 de septiembre, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros presentó su renuncia como Delegado de Programas para el Desarrollo. Afirmó que entrega buenas cuentas y que deja una delegación en marcha, con un equipo capaz de continuar la operación con la misma eficacia, honestidad y sin contratiempos.

Durante su gestión como delegado, se trabajó para implementar la nueva política social del Gobierno Federal y se logró apoyar a casi 1.4 millones de personas, 40% de la población total de Guerrero. Si se suman todos los programas federales de otras dependencias, el Gobierno de México beneficia a más de 2.2 millones de guerrerenses, casi dos de cada tres habitantes en la entidad.

Detalló que, la delegación apoya actualmente a más de 800 mil niñas, niños y jóvenes que reciben una beca para continuar sus estudios; casi 700 mil campesinos cuentan con un apoyo para seguir produciendo y mejorando el ingreso de sus familias; más de 236 mil adultos mayores reciben puntualmente una pensión que reconoce sus aportaciones a la sociedad y les permite tener una vida más digna.

 

“Con resultados para Guerrero y con la venia del presidente, dejo la delegación con orgullo”: Pablo Amílcar Sandoval

 

La nueva política social de la Delegación de Programas para el Desarrollo en Guerrero no sólo ofrece un alivio frente a las carencias sociales, sino que está construyendo un camino para superarlas. Casi la mitad de los beneficiarios de la delegación en Guerrero (46%) participa en un programa productivo, que busca generar las condiciones para que cada familia pueda salir adelante con su propio esfuerzo. Actualmente, dijo, “la política social funciona con honestidad y los recursos rinden más, porque ya no se pierden en una cadena de burocracia, sino que se entregan de manera directa y en las manos de los beneficiarios”.

Al despedirse de sus colaboradores en la Delegación, en Chilpancingo, Pablo Amílcar Sandoval afirmó que “con resultados para Guerrero y con la venia del presidente” deja “la delegación con orgullo y con el corazón lleno de esperanza. Porque estos dos años de trabajo y de avances, son prueba de que sí podemos transformar Guerrero; con honestidad y trabajando con la gente, sí podemos alcanzar nuestros sueños; sí podemos mejorar el presente en el que vivimos y dejar un mejor futuro para nuestros hijos.”