abc Radio


PGR entrega al SNTE patrimonio artístico confiscado a Elba Esther Gordillo

  • Viernes 29 de junio de 2018
  • en México

La Procuraduría General de la República (PGR) entregó al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) 17 obras de arte que fueron aseguradas a la ex dirigente sindical Elba Esther Gordillo, mismas que en su conjunto tienen un valor de 3 mil millones de pesos.

Las ocho obras de Diego Rivera, una de Francisco Toledo, una de Gabriel Orozco y otra de Pedro Coronel son las más relevantes, así como otras que fueron identificadas como “autores desconocidos”.

Alfonso Cepeda Salas, secretario general del SNTE anunció la recuperación de las obras, adquiridas antes del 2013 y en resguardo de la Procuraduría General de la República, sin embargo Marco Antonio del Toro, abogado Gordillo, aclaró que “no se recuperó nada”, sino que la apoderada

legal del gremio magisterial no las quiso recibir desde el 2014, por lo que su cliente las puso a disposición de la PGR.

Cepeda Salas explicó que dicho acervo, hasta el día de ayer 28 de junio, regresó a ser parte del patrimonio cultural de los agremiados, cuyas acciones legales comenzaron en abril pasado después de que la apoderada legal del SNTE, Soralla Bañuelos de la Torre, presentó una denuncia de hechos ante la Unidad Especializada en Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, Falsificación o Alteración de Moneda de la PGR, para aportar elementos que contribuyeran a recobrar el material artístico.

“No podíamos tener acceso a ellas, hasta en tanto no cubriéramos la exigencia de carácter legal que existía para esto”, dijo Cepeda Salas, en el Centro Cultural del México Contemporáneo.

Paul Achar Zavalza, comisario de la colección y presidente de la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas, aseguró que las piezas se encuentran en buen estado de conservación y serán exhibidas, de manera gratuita, en una magna exposición, una vez que inicie el próximo ciclo escolar. Actualmente se valora el recinto más adecuado para la muestra.

CIUDAD DEL CONOCIMIENTO

Por su parte, el abogado de Elba Esther Gordillo, Marco Antonio del Toro, subrayó que la maestra siempre resguardó ese patrimonio destinado para el proyecto Ciudad del Conocimiento, cuyo recinto las albergaría, y mostró documentos que señalan que los estatutos del SNTE se autoriza la compra de obras artísticas y en el Congreso Nacional se avaló su adquisición, aunque no dio el monto exacto para ello, al desmentir que se hayan comprado con recursos de procedencia ilícita o con desvíos de fondos del SNTE.

“Cuando inició la persecución política en contra de la maestra Elba Esther Gordillo y fue detenida, tomó las medidas e hizo lo imposible para que esa obra, que se encontraba en bodegas perfectamente cuidada, fuera entregada a la apoderada jurídica del SNTE, que es Sorralla Bañuelos de la Torre, se acudió con notario público para la entrega de la misma en 2014, sin embargo, se rehusó a recibirla y después la PGR hizo el aseguramiento de la obra. A la PGR también se le presentaron escritos, una jurisdicción voluntaria, exigiendo que se le entregara al sindicato porque es de su propiedad”.Ante el juez sexto de Distrito de Procesos Penales Federales de la CDMX dentro del proceso penal 11/2013, “mediante interrogatorio que formule yo”. Aseguró que posiblemente existan más cajas con más obras.

En el año 2012, tras ser reelegida como lideresa del SNTE por seis años más, Elba Esther Gordillo presentó su nuevo proyecto: crea runa Ciudad del Conocimiento, construcción de 40 mil metros, con una universidad de la educación, un teatro para la mujer e inclusive una estructura en conmemoración a Diego Rivera, así como las oficinas administrativas del sindicato magisterial, en la delegación Cuajimalpa. Alojaría 86 obras de grandes artistas mexicanos, entre ellas, parte de la obra del pintor guanajuatense.

En esa ocasión el arquitecto Enrique Norten, quien estaría a cargo de la construcción de la Ciudad del Conocimiento, dijo que en una parte del edificio se expondrían los seis murales pintados por Diego Rivera para el Centro Rockefeller y que debido a las temáticas nunca se exhibieron en ese centro estadounidense y se donaron a distintos sindicatos de ese país, los cuales se tuvieron que recuperar y restaurar para colocarlos en la sede magisterial.