abc Radio


Piden negociar acceso a la educación a hijos de migrantes

  • Martes 31 de enero de 2017
  • en México

  • El SNTE y AFT se comprometieron a trabajar para defender la
    escuela pública, las libertades y los derechos humanos

Si bien el tema de la educación al igual que otros sectores no
se incluyó en la negociación del TLCAN, el cual entró en vigor
en 1994, a 23 años de distancia expertos aseguran que en la
conformación de la agenda bilateral con el Gobierno del presidente
Donald Trump, el Estado mexicano debe pugnar por cambiar aspectos
para garantizar el acceso a la educación a hijos de migrantes
ilegales, así como los intercambios académicos a nivel educación
superior y de movilidad estudiantil.

Por ello, el SNTE y la Federación de Educadores Americanos (AFT
por sus siglas en inglés) se comprometieron a trabajar
estrechamente para defender la escuela pública, las libertades y
los derechos humanos, en especial de la población migrante, y de
esta forma hacer frente a las amenazas proteccionistas,
antiinmigrantes, de cerrazón, de unilateralidad y autoritarismo
del presidente Donald Trump.

En tanto las partes se ponen de acuerdo para renegociarlo o
incluso dejarlo sin efecto, mientras resuelven el dilema de
sentarse a negociar el tratado comercial en virtud de sus
diferencias crecientes tras la orden ejecutiva para la
construcción de un muro fronterizo, especialistas consultados por
El Sol de México consideran relevante que las pláticas de la
agenda bilateral se centren de inicio en refrendar el Programa de
Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Dicho programa fue puesto en marcha en 2012 por el entonces
presidente Barack Obama y ofrece a los inmigrantes indocumentados
que entraron cuando eran menores de edad una protección temporal
contra deportación, renovable cada dos años y que también les
permite trabajar, estudiar y obtener una licencia de conducir.

Se estima que los “dreamers” -soñadores-, son alrededor de
750 mil a un millón de jóvenes beneficiados con el DACA, hoy
alumnos de preparatoria y de carrera, quienes llegaron a la Unión
Americana siendo menores de 16 años y que al 15 de junio de dicho
año tuvieran no más de 30 años, según algunos de los requisitos
para aplicar a dicho programa.

Ellos tienen gran preocupación porque hicieron un trámite
especial para estar en dicho programa, entregaron documentos, datos
de su domicilio, escuela, de su familia, y si eventualmente llegase
una política de deportaciones masivas segmentadas a ese grupo de
población sería muy preocupante, aseguró Juan Carlos Romero
Hiks, presidente de la Comisión de Educación del Senado de la
República.

“Ahora, independientemente de esto, hay que recordar que Obama
deportó 3.4 millones de personas, no hay Presidente de Estados
Unidos que haya hecho mayor cantidad de deportaciones durante su
gestión, esta vez fueron dos gestiones de cuatro años de
Obama”, apuntó el legislador.

La consulta fue tras la reunión celebrada en la Cámara alta
junto con Armando Ríos Peter (PRD), Jesús Casillas Romero (PRI)
-entre otros senadores-, con el titular de la SEP, Aurelio Nuño
Mayer, para instrumentar estrategias de revalidación de estudios
para aquellos connacionales que sean repatriados, así como
planteamientos de protección a estudiantes migrantes para cuando
comience el diálogo de la agenda bilateral.

Las deportaciones siguen, agregó Romero Hicks; tan solo en
Guanajuato el año pasado fueron 75 mil niños. Estamos trabajando
con la SEP para la revalidación simplificada de los estudios; hay
un documento, el acuerdo 286, que regula revalidaciones en general
por saberes o conocimientos adquiridos y es analizado.

“Estamos trabajando para que mejore porque el artículo 62 de
la Ley General de Educación establece que los estudios hechos en
el extranjero se pueden revalidar cuando se encuentren
equivalencias; el reto es definir la palabra ‘equivalencia’ y
al paso del tiempo la SEP ha ido desarrollando criterios para
eso”, precisó el también exgobernador de Guanajuato y
exdirector general del CONACYT durante el régimen de Felipe
Calderón.

SE UNEN SNTE Y EDUCADORES ESTADUNIDENSES CONTRA TRUMP

Frente a las amenazas proteccionistas, antiinmigrantes, de
cerrazón, de unilateralidad y autoritarismo del presidente Donald
Trump, más de tres millones de trabajadores de la educación
afiliados en México al SNTE y en Estados Unidos a la Federación
de Educadores Americanos (AFT por sus siglas en inglés), se
comprometieron a trabajar estrechamente para defender la escuela
pública, las libertades y los derechos humanos, en especial de la
población migrante.

Juan Díaz de la Torre, líder nacional del gremio magisterial,
aseguró que en esta hora de alerta y amenaza para las sociedades
abiertas los trabajadores de la educación están llamados a jugar
un rol determinante para enfrentar una nueva etapa de desafíos que
arriesga la relación entre ambas naciones, y con ello la
educación pública, sus maestros y estudiantes.

En el marco de una videoconferencia de Randi Weingarden,
dirigente de la federación de educadores estadunidenses, y en la
que también participaron dirigentes de maestros de América,
Europa y África, el dirigente del SNTE sostuvo que el gremio a su
cargo mantendrá sus relaciones de cooperación, solidaridad y
apoyo mutuo con los docentes de todo el mundo, y de manera
particular con sus aliados estratégicos de la AFT.

Anunció que harán frente común ante las amenazas
proteccionistas, antiinmigrantes, de cerrazón, de unilateralidad y
autoritarismo, para defender la educación pública, para defender
la profesión docente y los derechos de los trabajadores, así como
para apoyar y defender los derechos de los migrantes.

Díaz de la Torre afirmó que les une la determinación de
defender y fortalecer la educación y la escuela pública, el
compromiso con el ejercicio pleno de las libertades y los derechos
humanos “(…) México está resistiendo y resistirá, sin duda
alguna, las presiones, los desafíos, las amenazas que está
enfrentando”, acotó.

Detalló que en México se está consolidando una política de
unidad nacional para defender sus intereses y a nuestros
connacionales. El SNTE, dijo, respaldará en todo momento y en
todos los términos al Gobierno de México para defender nuestros
intereses nacionales.

De igual manera, manifestó la enérgica condena por la orden
ejecutiva de Donald Trump para el inmediato inicio de la
construcción del muro fronterizo y, desde luego, su pretensión de
que sea pagado por los mexicanos.

Durante sus intervenciones, la presidenta de la AFT se sumó a
la iniciativa de construir puentes, por lo que consideró que pese
al riesgo que enfrenta la educación pública por las nuevas
políticas en Estados Unidos, “no es momento de que impere el
terror. Hay que solidarizarnos. Tenemos que actuar juntos,
necesitamos unidad, y que los maestros de todo el mundo entiendan
que este ataque no es solo contra la próxima generación”.

Randi Weingarden pidió a México trabajar de la mano para
elaborar estrategias sobre cómo fortalecer nuestra democracia ante
este ataque, y adelantó que en los próximos meses harán una
campaña efectiva de solidaridad, para que haya una fuerza entre
estudiantes, comunidades y docentes de todo el mundo ante
cualquiera que sea el plan de Trump de privatizar o marginar la
educación pública.