abc Radio

¡Playas de Acapulco contaminadas! Aseguran que rebasan límite de bacterias fecales

Cofepris asegura que son cinco las playas contaminadas en la zona Dorada y Tradicional

Javier Tinoco Memije | El Sol de Acapulco

Tras el inicio de las vacaciones de verano, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informó que cinco playas de Acapulco no son aptas para el uso recreativo de los turistas, debido a que rebasan el límite permitido de enterococos faecalis establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A través de un comunicado difundido con fecha de este lunes 8 de julio del año en curso, La Secretaría de Salud federal informó que derivado del análisis de laboratorio realizado semanas previas a esta fecha por Cofepris en coordinación con autoridades estatales de Salud y la Red Nacional de Laboratorios de Salud Pública en el agua de mar de 273 balnearios de 17 estados costeros que incluyen los principales destinos turísticos de México, descubrieron que tan solo 268 son aptas.

Destaca que las cinco restantes son Caletilla, Hornos, Suave, Carabalí y Manzanillo, ubicadas en la zona Dorada y Tradicional en el municipio de Acapulco, las cuales superaban los 200 enterococos por cada 100 mililitros de agua.

Cabe mencionar, que dichas playas tienen descargas de agua pluviales por donde se han apreciado la llegada de aguas negras provenientes de empresas, condominios y hasta casas habitación que se encuentran en la parte alta de la ciudad o por desperfectos en el sistema de la CAPAMA.

Secretaría de Salud niega contaminación
El secretario de Salud en Guerrero, Carlos de la Peña Pintos, negó que cinco playas de Acapulco no se encuentren aptas para el uso recreativo, tal como lo informó este lunes la Cofepris y aseguró que los turistas se pueden introducir en cualquier balneario sin repercusión.

Destacó que la calidad de agua en los centros turísticos es un “factor primordial” para garantizar la protección de la salud de los usuarios, por lo que la autoridad sanitaria realiza pruebas desde el año 2003, con el afán de prevenir afectaciones.