abc Radio


PRD “está en pie de lucha”: Beatriz Mojica

  • Martes 21 de febrero de 2017
  • en México

Martha Elva Gonzalez, Fernando Aguila y Guillermo Ríos
Beatriz Mojica, secretaria general del Partido de la Revolución Democrática, aseguró que su partido “está en pie de lucha” en contra de las políticas xenófobas de Donald Trump y bajo el lema “Muro no, puente sí”, dio a conocer su plan de acción “4X4”, además sostuvo que el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, “debe renunciar a su cargo”.

Mojica Morga anunció que “en defensa de nuestros connacionales que radican en Estados Unidos, el próximo 22 de febrero se realizará el Foro Alternativas Democráticas ante las Deportaciones Masivas, en la Cámara de Diputados.

“El 20 de marzo se reunirán ONG´s y sociedad civil de México y Estados Unidos en la Universidad de California que tiene sede en la Ciudad de México, con la finalidad de atender necesidades inmediatas de los migrantes.

El 21 de marzo será la reunión de dirigentes sindicales y campesinos de ambas naciones en la UNT, los días 18, 19 y 20 de abril, reunión con diputados progresistas del Partido Demócrata de Estados Unidos y diputados federales de México.

Así, el PRD inicia su Plan de Acción 4×4 para hacer frente a la política xenofóbica de Trump contra los migrantes mexicanos, “frente a esta política tenemos que alzar la mirada, no queremos a un Presidente de la República agachando la cabeza, queremos a un Gobierno que mire de frente, en las negociaciones que se tengan que hacer con Estados Unidos.

“El pueblo de México y el PRD respaldarán siempre negociaciones que se den cara a cara, siempre viendo a los ojos y respetando en todo momento, con propuestas claras, que beneficien a las y los mexicanos”.

Por su parte, Manuel Ortiz Escámez, sociólogo de la UNAM, aseguró que el Gobierno de Donald Trump seguirá con la doble moral en cuanto a los indocumentados, porque mientras por un lado los desprecia, por el otro los necesita; en tanto el Gobierno mexicano no puede hacer nada ya que por décadas han sido abandonados, no hay trabajo de base con ellos por parte del Gobierno.

En entrevista con El Sol de México afirmó que “…de entrada que el Gobierno mexicano no ha construido un trabajo de base con los migrantes, los ha dejado durante muchos años no solo con el actual presidente, sino con los que le preceden.

Debido a ese abandono de los migrantes “México no tiene las condiciones para convocar a los connacionales, no tiene tampoco el carácter moral porque las causas de la migración indocumentada no solo tiene que ver con las políticas de Estados Unidos, sino que también con las políticas de México, entonces veo muy difícil que México vaya a hacer algo con los connacionales porque además tenemos un Gobierno que es completamente dependiente de la política de Estados Unidos”.

En esas condiciones de dependencia política y económica, de abandono de los migrantes mexicanos y sin un trabajo de base “Yo no veo a este Gobierno con la capacidad de sentarse con Estados Unidos y ponerse a negociar esta parte, porque no hemos sido negociadores, hemos tenido gobiernos que aceptan todo lo que nos viene de allá”.

En tanto, la Iglesia también rechazó las deportaciones que ha realizado el Gobierno de Donald Trump y en el editorial en Desde la Fe, dijo que “La aplicación de estas medidas arrojan resultados lamentables; el primero de ellos: la separación de familias enteras cuando los padres son repatriados, dejando a los hijos en completo estado de indefensión”.

No podemos ser indiferentes ante la actual situación. Es necesario actuar con tal audacia que, incluso, se pueda recuperar el potencial que México tiene ante estos nuevos retos; sin embargo, lamentó, la historia nos enseña cómo las condiciones políticas no han sido favorables para quienes alguna vez dejaron la tierra natal para mejorar sus condiciones de vida.

Su peregrinación topa con la falta de sensibilidad política y humanitaria, y fideicomisos sin fondos al regatear lo que en derecho les corresponde. En 2016, una sentencia del Poder Judicial de la Federación obligaría a las autoridades a devolver los salarios retenidos de los exbraceros, los cuales ascenderían a más de cinco billones 90 mil 231 millones de pesos por intereses generados en 65 años de adeudo.

No obstante, no es solo cuestión de dinero, es la creación de políticas efectivas y, sobre todo, la acción de una sociedad solidaria y justa para ver a los migrantes como seres humanos y no como fuente de remesas anuales por más de 24 mil millones de dólares que han venido a fortalecer la maltrecha y enana economía mexicana.

EL GOBIERNO DE MÉXICO DEBE CANCELAR EL TLCAN

El dirigente del Movimiento Social por la Tierra (MST), Francisco Chew Plasencia, dijo que a un mes, de haber tomado posesión de la presidencia en Estados Unidos Donald Trump mantiene la incertidumbre de renegociar o salirse del TLCAN, por lo que el Gobierno de México debe hacer un cambio de política económica, cancelar el Tratado de Libre Comercio y crear una política nacional de producción de alimentos.

Advirtió que esto debe concretarse antes de julio, cuando se cumplen los 200 días de la presidencia Donald Trump, pues en esa fecha decidirá el mandatario estadunidense si renegocia o sale del TLCAN. “Para qué esperar a ver lo que decide, el presidente Enrique Peña Nieto está obligado a proteger al país”.

En entrevista, el dirigente de MST hizo ver al Gobierno mexicano que luego de 23 años de TLCAN, el campo mexicano se encuentra “tan deteriorado” como en 1933, es decir, más de 70 años de atraso en tecnología y bienestar social, y 27 millones de campesinos carecen de ingresos para adquirir una canasta básica de alimentos.

Señaló que si Estados Unidos deja el TLCAN, la demanda interna podría ser incentivada también con el propósito de compensar el que pudiéramos perder parte del mercado de esa nación.

Si se pierde parte de la participación en el mercado estadunidense, se tendría que buscar otras alternativas para los productos agroalimentarios nacionales, tales como China, la India, la Unión Europea, Japón, entre otros, lo que puede generar nuevas oportunidades para México, ante el nuevo entorno comercial, consideró.