abc Radio


Pronostican un aumento de redadas migratorias bajo el Gobierno de Trump

  • Viernes 20 de enero de 2017
  • en México

La desbordante esperanza con la que los migrantes sin permiso de
residencia recibieron a Barack Obama al asumir la presidencia en el
2009 ha sido reemplazada por una mezcla de pavor e incertidumbre en
la víspera del arribo de Donald Trump a la Casa Blanca.

Trump llega precedido de una feroz campaña en contra de la
inmigración ilegal y de promesas de deportar a once  millones con
un estatus irregular, de construir un muro a lo largo de toda la
frontera con México y de retirar los alivios migratorios que
permitieron a más de 750 mil jóvenes permanecer en el país,
estudiando y trabajando, pese a que ingresaron al país de forma
irregular durante su niñez.

Muchos activistas pronostican un aumento de redadas migratorias
en hogares, sitios de trabajo y otros lugares, bajo el Gobierno de
Trump.

Magdalena Barros Nock, especialista en temas migratorios,
considera que los principales migrantes que podrían ser deportados
son originarios de comunidades indígenas del centro y sur del
país que llegaron a la Unión Americana en los últimos 15
años.

Sobre esto, integrantes del Centro de Investigaciones y Estudios
Superiores en Antropología Social (CEISAS) pidieron al Gobierno
mexicano responda en tono enérgico a las amenazas de Trump; que
defina una estrategia para generar empleos y prepare a las áreas
involucradas para que les otorguen los documentos que
necesiten.

Barros recordó que uno de los puntos centrales de la campaña
de Trump fue la migración, ya que prometió a los votantes que
deportaría a 11 millones, que pondría un alto al DACA (la acción
diferida para la deportación que el presidente Obama instauró
para que los jóvenes denominados “dreamers”, que llegaron
siendo niños a ese país, pudieran acceder a un permiso de trabajo
por dos años renovable y a una licencia para conducir), y que
construiría un muro en la frontera conjunta -pagado por el
Gobierno de México-, entre otras cosas.

De igual forma, dijo que los migrantes mexicanos eran
criminales, ladrones y violadores, por lo que hoy no es raro ver en
estos días que los actos racistas y violentos en la sociedad
estadunidense se han incrementado, sobre todo en contra de
mexicanos y musulmanes, pero también en contra de homosexuales,
negros y mujeres.

“Durante 18 meses Trump predicó la división y el odio,
promovió el racismo y la intolerancia; no puede esperarse que
ahora todo se olvide y Estados Unidos vuelva a ser lo que no son y
nunca han sido. La elección puede haber sido sobre una búsqueda
de cambios, la gente puede estar cansada de un neoliberalismo
brutal, pero por encima de todo es sobre raza y racismo”, dijo la
especialista.

UN DÍA SIN MIGRANTES

Más de 80 organizaciones de la sociedad civil hicieron un
llamado a todas las personas a colaborar con su campaña “Un día
sin migrantes”, la cual iniciará hoy con una marcha que partirá
del Ángel de la Independencia, y que se llevará a cabo de manera
simultánea a marchas realizadas en Washington, Nueva York,
Illinois, Texas y California, buscando brindar apoyo a migrantes
ante las amenazas racistas y xenófobas de Donald Trump.

De acuerdo a Laura Carlsen, directora del Programa de las
Américas del Centro para la Política Internacional, se espera que
este viernes se lleven a cabo más de 350 protestas en Estados
Unidos como rebelión a que Trump asuma la presidencia del país
más poderoso del mundo. De acuerdo con organizaciones, las marchas
se darán principalmente en Washington, Nueva York, California y
Texas. En el caso de la Ciudad de México, las protestas se
llevaran a cabo en el Ángel de la Independencia.

De esta forma, representantes de organizaciones como UNORCA,
SERAPAZ, y el Movimiento Migrante Mesoamericano, entre otras,
informaron sobre acciones y campañas que llevarán a cabo este
viernes, cuando el magnate asuma la presidencia de su país.