abc Radio

Reanudan permisos de construcciones en la capital

Entrega la alcaldía Cuauhtémoc los tres primeros permisos en las colonias Guerrero, Algarín y Condesa

La Alcaldía de Cuauhtémoc abrió las puertas ayer para reanudar las construcciones en su territorio, luego de que se mantuvieron paralizadas prácticamente en los primeros cinco meses del año y eso costó la perdida de miles de empleos.

En este sentido, el titular de dicha jurisdicción entregó directamente los documentos aprobatorios para la reactivación de obras.

Las protestas de los albañiles desempleados llegaron incluso a las puertas del Antiguo Palacio de Ayuntamiento y de algunas alcadías, para exigir la reanudación de los trabajos.

En su momento, El Sol de México dio a conocer que la Cámara Nacional de la Industria y Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) reportó la pérdida de 100 mil empleos, que van desde albañiles hasta arquitectos por la paralización de las construcciones.

Entre las autorizaciones que se dieron está la referente al Hotel Cortés para convertirlo en el museo Kalus; también entregó otras dos de manifestación B a ubicados en las colonias Condesa y Algarín.

En el caso del primer edificio, de carácter histórico, que se ubica en la esquina de Avenida Hidalgo y Paseo de la Reforma, colonia Gurrero, dejó de funcionar como hospedería y local de servicio de alimentos desde el año pasado, luego empezó su remodelación para convertirlo en galería de arte y restaurante.

El permiso correspondiente es para ampliación y modificación del inmueble colonial, marca el 28 de marzo de 2021 como la fecha límite para concluir los trabajos, a cargo de los cuales está la directora responsable de Obra, Edna Margarita Curiel.

El diseño urbano y arquitectónico fue realizado por la arquitecta María del Carmen Segura y la propietaria del local es la Inmobiliaria Asturias.

El dueño de dicha compañía, Antonio del Valle, en su momento propuso que el museo quedara listo para abrir sus puertas a fines del año pasado, pero los trabajos se detuvieron.

El empresario comentó que se exhibirán obras de artistas mexicanos y de españoles que llegaron exiliaos a México tras la caída de la Repúblicaa comentó que será el mejor museo mexicano en su tipo.

Foto: Laura Lovera

Cuando funcionaba como hotel, el inmueble tenía 26 habitaciones, contaba con un restaurante de comida mexicana y un bar, y debido a la belleza arquitectónica del edificio colonial es que se decidio a remodelarlo, con el visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Asimismo, sus cuartos han sido transformados en espacios para exhibir obras artisticas de la colección particular del propietario de la empresa, quien tiene bodegones, paisajes y otros cuadros.

Su fachada está completamente rehabilitada y sobre su portón de madera está la inscripción Sto Tomás de Villanueva año 1780 y una imagen de dicho religioso, fue conocida como la casa de los Condes de Villanueva, quienes fueron sus propietarios hasta que frailes de la orden de los agustinos lo adquirieron para convertirlo en hospedería, se presume que fue la primera que abrió sus puertas en América Latina.

Policías auxiliares del Estado de México vigilan el inmueble y en una parte del mismo se observan a carpinteros y otros empleados seguir con los trabajos.

En el interior se aprecia ya terminado el techo del patio, en el que se coloco lo que parece ser un judas.

Con el nombre de Hotel Cortés fue abierto al público en la década de los cuarentas del siglo pasado, hasta que dicha empresa lo adquirió en 2013.

El otro inmueble, al que le fue entregado un permiso, es una casa habitación, ubicada en la calle de Zamora, colonia Condesa, a la cual ya se le hacen trabajos de remodelación.