abc Radio


Shuman, de desahuciada a presidenta del Beverly Hills Cannabis Club

  • Jueves 31 de mayo de 2018
  • en México

S
AN CRISTÓBAL, Gto.- Cheryl Shuman es una importante empresaria estadounidense, conocida en la industria de la cannabis como “la mujer más poderosa de la marihuana”, ya que en 2006 su vida cambió al ser diagnosticada con cáncer, sobrevivir a él y convertirse en una reconocida activista.

Luego de varios tratamientos sin obtener mejoras, Shuman, comenta a El Sol de México, se enfrentó a una situación difícil: “tuve que sentarme con mis hijas y explicarles que estaba muriendo”.

La experta en mercados financieros, fondos de capital privado y capital de riesgo, anteriormente se divorcio y se convirtió en madre soltera. Ante esta situación sabía que no podría dejarse caer y que si tenía el temple para hacerle frente a esas vicisitudes, también lo lograría con su enfermedad y por ello decidió probar un tratamiento médico basado en la cannabis.

“Mis amigos me decían que si había posibilidades de que yo muriera, que mejor lo hiciera con una sonrisa en mi boca, es por eso que acepté y dije: No tengo más nada que perder”, relató.

Luego de su participación en Canna México, el foro mundial más grande de la marihuana del mundo, el cual se inauguró en el Centro Fox, Cheryl explicó que en el pasado no solía beber alcohol, fumar tabaco, o consumir algún tipo de droga, pero, “el cáncer pateó mi vida y me dio una gran lección”.

A los 30 días de haber iniciado el tratamiento se dio cuenta de que la vida le estaba regalando una segunda oportunidad. “De ser una persona que por el cáncer no podía ir al baño por sí misma, tuve la capacidad de bañarme por mi cuenta, ir a clase de yoga y tener una vida normal”.

Es por ese cambio que Shuman se sintió con la obligación moral de explicarle al mundo, empezando por sus hijas, las propiedades de la planta, de inmiscuirse más en las cuestiones legales y su historia. Hoy su mensaje ha llegado a miles de personas y sus más de ocho millones de seguidores en redes sociales lo sustentan.

Dos años después de su tratamiento Cheryl se convirtió en presidenta del Beverly Hills Cannabis Club, una granja de 68 hectáreas ubicada al norte de California que suministra hierba a sus miembros, la mayoría de ellos pertenecientes al mundo del espectáculo y alta clase social.