abc Radio


Sin comentarios, concluye reunión entre Jesús Seade y Robert Lighthizer por T-MEC

Aunque el funcionario mexicano no dio alguna declaración, se espera la conferencia de prensa, programada para las 14:00 horas en la Embajada de México en Estados Unidos

Mario Alavez | El Sol de México

Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Cancillería, salió de la oficina del representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, sin hacer comentarios.

Esta reunión fue solicitada por Seade para aclarar la función de los cinco “agregados diplomáticos” que expusieran las autoridades estadounidenses.

El domingo, Jesús Seade dijo que el Tratado entre México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC) no tiene letras chiquitas y que es un acuerdo 100 por ciento público. En su cuenta de Twitter, admitió que desconoce la función exacta de los “agregados diplomáticos”, por lo que solicitó una cita con Lighthizer en Washington, misma que inició este lunes a las 11:00 horas y duró una hora.

El funcionario de la Cancillería asistió a la reunión con Robert Lighthizer acompañado de su asesora, Olga Martínez, pero sin ningún representante de la Secretaría de Economía (SE), según informó esta última dependencia a El Sol de México.

La SE dijo también que todos los temas del T-MEC serán manejados por el subsecretario para América del Norte, en cuanto el documento esté en el Senado, pese a que Economía tiene una subsecretaría y una subsecretaria específica para negociar acuerdos comerciales internacionales, así como todos los temas relativos al comercio exterior.

Jesús Seade abandonó la oficina del representante comercial de Estados Unidos sin dar declaraciones; sin embargo, cabe mencionar que está programada una conferencia de prensa para las 14:00 horas en la Embajada de México en Estados Unidos.

Esta mañana, el presidente López Obrador aseguró que los cambios planteados al T-MEC, eran hechos de manera clandestina, pues en ningún momento el gobierno estadounidense dio aviso, además de que no estaban contemplados en el documento firmado la semana pasada.

En tanto, el canciller Marcelo Ebrard se comprometió a que no se aceptaría a ningún inspector laboral en el país y advirtió que si Estados Unidos no cedía, México tampoco revelaría los cambios en lo laboral.

Asimismo señaló que esta controversia no retrasará la ratificación del T-MEC.

“Si no dan marcha atrás a las modificaciones, México tampoco les notificará sobre la implementación de la reforma laboral”.