abc Radio


Sin remuneración 3 millones de mexicanos, según reporte del INEGI

  • Sábado 18 de febrero de 2017
  • en México

  • La ONU estipula que el empleo sostenido e inclusivo, así como pleno, productivo y decente es decisivo en materia de justicia social

A propósito del Día Mundial de la Justicia Social este lunes 20 de febrero, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), informó que siete millones 867 mil mexicanos que están ocupados en algún empleo perciben hasta un salario mínimo (unos 80 pesos al día), mientras que tres millones 647 mil no recibe remuneración alguna.

Por lo anterior, el 15.1 por ciento de la población ocupada en México percibe hasta un salario por su desempeño y el siete por ciento no recibe ingresos por este concepto, lo que en conjunto representa el 22.1 por ciento de quienes tienen alguna ocupación.

Al respecto, cabe recordar que, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en el cuarto trimestre del año pasado 52 millones 100 mil personas se encontraban ocupadas, lo que implicó un aumento de 555 mil respecto a la cifra reportada en el mismo periodo de 2015.

Siguiendo en materia de ingresos, resulta que entre la población ocupada en México la mayor proporción la representan aquellos que perciben de uno a dos salarios mínimos (26.2 por ciento); seguidos por el fragmento conformado por quienes ganan de entre dos y tres salarios (21 por ciento). Es decir, estos dos grupos representan el 47.2 por ciento del total de los ocupados y perciben de entre 81 y 240 pesos al día.

“Sólo el 6.1 por ciento (unos tres millones 178 mil personas), percibe más de cinco salarios mínimos al día (más de 400 pesos)”, destacó el instituto.

Al respecto, el INEGI recordó que la propia Organización de las Naciones Unidas (ONU), estipula que el empleo sostenido, inclusivo y sostenido, así como pleno, productivo y “decente” es un factor clave en materia de justicia social, toda vez que constituye una herramienta estratégica para combatir la pobreza.

“El trabajo decente implica que todas las personas tengan oportunidades para realizar una actividad productiva que aporte un ingreso justo, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias; que ofrezca mejores perspectivas de desarrollo personal y favorezca la integración social”, afirmó el INEGI.

En este sentido, el instituto afirma que una de las características del mercado de trabajo en México en los últimos tiempos ha sido la elevada proporción de personas ocupadas en el sector informal de la economía.

“Para el tercer trimestre de 2016, la tasa de informalidad laboral en México fue 57.4 por ciento; es decir, casi seis de cada 10 ocupados está en una situación donde son laboralmente vulnerables debido a que están ocupados por micronegocios no registrados o sector informal, son ocupados por cuenta propia en la agricultura de subsistencia o bien son trabajadores que laboran sin la protección de la seguridad social y sus servicios son utilizados por unidades económicas registradas”, destacó.

No obstante, el INEGI advirtió que dicha situación está mayormente presente en las mujeres ocupadas, con una tasa de informalidad laboral de 58.2 por ciento, por 56.8 para los hombres ocupados.

“La formalización laboral es pilar fundamental del concepto de trabajo decente, ya que representa un ingreso fijo, protección social para la población trabajadora y su familia, mejor calidad de vida, consolidación de un crecimiento incluyente, progreso social y económico, reducción de la pobreza y equidad social”, afirmó el instituto.

En cuanto a la duración de la jornada laboral, el INEGI afirmó que hoy en día, el máximo legal establecido es de ocho horas diarias si la jornada es diurna; siete horas si es nocturna, y siete horas y treinta minutos si es una jornada mixta.  De tal manera, el máximo legal semanal es de 48 horas, 42 horas o 45, respectivamente para cada tipo de jornada.

Sin embargo, agregó datos de la ENOE al tercer trimestre de 2016 muestran que 28.4 por ciento de la población ocupada trabaja más de 48 horas a la semana, 45.1 por ciento de 35 a 48 horas a, 16.8 por ciento de 15 a 34 y el 6.3 por ciento menos de 15 horas a la semana.