abc Radio


Sortean Reyes Magos su arribo a los hogares

  • Jueves 5 de enero de 2017
  • en México

*Aguardan miles de niños la llegada

Los Reyes Magos, con todo y los avatares para llegar a México por aquello de los combustibles, alistaban para hoy su arribo a los hogares de millones de niños que les aguardaban nerviosos para saber si les cumplirán, o no, sus caros deseos medidos por juguetes y otros productos lúdicos que alegrarán sus vidas.

Y es que los chicos y chicas de hoy se han ido de frente en las respectivas cartas dirigidas a sus majestades pidiendo ya no la tradicional muñeca, el carrito de madera, bicicletas, juegos de thé o las añejas y casi olvidadas canicas, sino que ahora exigen, claro, desde Ipads, tablets y celulares, hasta drones y los juegos electrónicos más sofisticados que, desde luego, son onerosos a los bolsillos de cualquier investidura.

Esos menores que hasta anoche todavía rellenaban presurosos los buzones del correo con la misiva correspondiente en el Palacio Postal y en cualquier buzón, o bien enrollaban su cartita en el hilo del globo que surcaría el firmamento rumbo al arcano, y en el último de los casos –azuzados por sus padres- las meterían en los luidos calcetines al pie de la cama familiar, al final, se dormirían agitados y nerviosos porque no todo el año pasado se han portado muy bien que digamos.

Pero eso fue lo de menos. “Los Reyes nos perdonan todo”, casi le gritaba Ale a su mamá con los 6 años a cuestas que le daba la soltura para increpar cualquier duda materna sobre el particular.

Y ni hablar de Reynaldo, quien a sus nueve se sentía más que seguro de que, por fin, este 2017 sí le van a traer el celular que su hermano mayor le presume “más un reloj de colores” que se lo ganó, afirma ufano, “porque además de portarme bien, hice todas mis tareas y me saqué nueve de promedio en la escuela”.

Amada tiene siete y medio. Pidió todo el kit de Peppa Pig –peluche, pantuflas, perfume, pijama, vaso, cuaderno, lápices y hasta dulces de este caricaturesco personaje animal-, pero “para que vean que soy buena”, abogó por el travieso de su hermano Jorge, quien a sus once ya no cabe en la bici que le trajeron hace dos y ya pide relevo.

Todo esto son meras anécdotas. La realidad se develará en horas. Melchor, Gaspar y Baltazar llegarán esta noche a cumplir. “No como los políticos”, desliza José, papá de tres ansiosos y rebeldes chamacos que tendrán que dormirse más que temprano esta noche. Amanecerá y veremos.