abc Radio


Vázquez Mota busca hacer historia acabando 88 años de PRI en Edomex

  • Domingo 19 de marzo de 2017
  • en México

Dos veces ministra y primera candidata presidencial
por el conservador
PAN, Josefina Vázquez Mota anhela
entrar en los libros de historia ganando las elecciones al Gobierno
del Estado de México

, una poderosa región que ha sido
bastión del oficialismo durante casi 90 años.

"Estoy determinada, tengo la experiencia y quiero. Voy y vamos a
cambiar la historia del Estado de México y de México también.
Está a punto de suceder", dice en una entrevista la política y
economista del Partido Acción Nacional (PAN).

Su amplio bagaje político, asegura, apuntala sus posibilidades
de terminar con la hegemonía del Partido Revolucionario
Institucional (PRI) en el Gobierno del Estado de México desde que
esa formación se fundara en 1929.

También las encuestas, pues un reciente sondeo del diario
Reforma reveló que si bien el candidato del PRI, Alfredo del Mazo,
encabeza por la mínima la quiniela electoral con el 29 % de los
votos,
a ocho de cada diez electores le gustaría un cambio
de partido en el Gobierno.

Lee también 

Mi trabajo en Juntos Podemos, es legal, no tengo fundación: Josefina

La primera secretaria de Desarrollo Social (2000-2006) y de
Educación (2006-2009)
promete mano dura y
alternancia.

"¡Vengo a poner orden'", dijo tras ser
elegida candidata del PAN hace dos semanas al Gobierno de este
céntrico estado del que han surgido muchos políticos que luego
han sido mandatarios de México, como Enrique Peña Nieto, que la
venció en las presidenciales de 2012.

Vázquez Mota quiere alzar la voz de las mujeres y
combatir las graves cotas de inseguridad y corrupción en este
estado

, el más poblado del país con 15.6 millones de
habitantes y
un censo de unos 11 millones de
electores

.

Es una región "en estado de emergencia", lamenta la exministra,
nacida el 1961 en la Ciudad de México y licenciada en Economía
por la Universidad Iberoamericana.

Lee también 

Morena denuncia a Josefina por peculado

En campaña, dice, se nutrirá de la "adrenalina" de estar cerca
de la gente y utilizará todos los recursos posibles, también las
redes sociales, para dar a conocer su mensaje.

Quiere dibujarse como la candidata del cambio, aunque Delfina
Gómez, la maestra de orígenes humildes del izquierdista
Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López
Obrador, amenaza con arrebatarle el título.

"¿Pero quién habla? ¿Ella o su jefe político (López
Obrador)?", pregunta Vázquez Mota, acostumbrada a "batallar" para
ganarse el reconocimiento social.

En la vida cotidiana, así como en la política, denuncia, hay
"muchas diferencias" entre mujeres y hombres. Se lo dijo una vez la
presidenta chilena, Michelle Bachelet.

Lee también 

Soy el plan A de mi partido en el Edomex, afirma Josefina Vázquez Mota

"Como candidata no solamente te harán preguntas que a
un hombre jamás le van a hacer.

Te van a observar el
corte de cabello y te van a preguntar y mirar de manera distinta",
rememora la presidenta honoraria de la iniciativa
Juntos
Podemos

, que trabaja a favor de la comunidad de mexicanos
que vive en Estados Unidos.

Esta podría ser una baza a su favor, pues hay cerca de un
millón de mexiquenses en el vecino del norte, explica, aunque la
polémica sobre presuntos envíos de millonarios fondos del
Gobierno mexicano a dicha organización ha enmarañado el proyecto
en los últimos meses.

Además de ser una política con afán de romper moldes,
Vázquez Mota siempre se ha presentado como una mujer de
familia.

Lleva 33 años casada y ocho de novia con el empresario e
informático Sergio Ocampo, con quien tiene tres hijas.

"Me siento totalmente afortunada", asevera la cuarta de siete
hermanos, que cuenta con el apoyo de sus allegados en esta nueva
aventura política.

Tras años en la esfera pública, la también escritora de
superventas como "Dios mío, hazme viuda por favor" afirma que
familia y política son dos mundos diferentes que, no obstante, se
complementan.

"Soy una mujer disciplinada, y esto
ayuda en todas partes", cuenta esta madre -católica, guadalupana y
defensora de las libertades religiosas- que destaca el poder
"multitareas" de las mujeres.

Solo en un momento de esta extensa entrevista, Vázquez Mota
parece salirse del guion propio de una política experimentada.

En 2011, dijo a la revista Quién que le gustaba "vestir bien y
con estilo clásico" y citaba marcas como Carolina Herrera o
Tahari, imposibles de comprar para gran parte del electorado del
Estado de México, uno de los más pobres y desiguales del
país.

En un traje sobrio y elegante, pero casual, responde: "Eso se ha
ganado con esfuerzo y con trabajo, eso es importante. Yo vengo de
una familia de siete hermanos y mi papá vino de Puebla a Ciudad de
México sin trabajo y sin un peso en su bolsa", concluye.

/cpg