abc Radio


White Lies abarrota El Plaza Condesa

El grupo presentó su nuevo disco Five, en un concierto que brilló por su energía y el poco espacio libre

Adolfo López | El sol de México

No hubo contingencia o granizo que detuviera a los 2 mil 100 fans que este miércoles agotaron los boletos en El Plaza Condesa para el primero de los dos conciertos que White Lies ofreció en la capital del país.

El ritmo de Time to give y Farewell to the fairground, con las que la banda abrió, ayudaron a que los desafortunados que se empaparon por la lluvia se secaran rápidamente con el calor del público que movía sus cuerpos para bailar.

“México, ¿están ahí? ¿Siguen conmigo?”, gritaba Harry McVeigh vocalista del grupo para provocar más gritos y saltos que hicieron retumbar el piso y provocar algunos pequeños empujones por el poco espacio libre que había en el recinto.

La comodidad era lo de menos, lo importante era seguir letra por letra Take it out on me o Is my love enough. Pero el descontrol llegó con Tokyo, sencillo de su más reciente disco Five, donde las luces de colores decoraron el ambiente y el piso comenzó a retumbar por los saltos unánimes.

La propuesta visual hizo homenaje al concepto del disco, pues las lámparas colocadas a lo largo y ancho del escenario formaban puntos y líneas al estilo braille para acompañar canciones como Jo? o Kick me.

No pudo faltar su clásico To lose my life, donde los puños del público se alzaron para seguir el tema. “Let’s grow old together…”, cantaba el grupo, “And die at the same time”, respondía el público que pidió más luego de una falsa salida con este tema. Tras alrededor de 90 minutos, la banda inglesa se despidió con Hold back your love y Bigger than us, sin dejar de mostrar alegría y agradecimiento a todos los fans que se quedaron con ganas de más.