abc Radio


Zonas con arte rupestre expuestas al vandalismo y al grafiti

  • Martes 20 de diciembre de 2016
  • en México

  • Fernando Berrojálbiz planteó proteger patrimonio
    cultural

Por JOSÉ LUNA

A pesar de su importancia y antigüedad, muchas de las zonas con
arte rupestre en México están gravemente expuestas al vandalismo
y al grafiti, denunció Fernando Berrojálbiz, académico de la
sede Oaxaca del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE), de
la UNAM quien planteó tomar acciones junto con el Instituto
Nacional de Antropología e Historia (INAH) para evitar su
deterioro.

Comentó que deben limpiarse y recuperarse las pinturas y
grabados antiguos presentes en las cuevas y estudiarse a fondo pues
muestran otro punto de vista de la época colonial y de la
evangelización, del paso comercial y del encuentro de dos
culturas.

Un innovador estudio analiza mediante estos antiguos grabados la
visión que los indígenas tenían sobre la época de la Colonia, y
lo hace en dos estados con diferentes manifestaciones: Durango y
Oaxaca.

Estamos acostumbrados a las expresiones mesoamericanas a través
del arte rupestre, pero esta investigación indaga sobre el punto
de vista de los pueblos originarios, que se expresaron libremente,
sin la perspectiva dominante de los españoles, comentó el doctor
en Antropología y experto en el área.

Mientras en iglesias y edificios se plasmaba un arte vigilado
por los europeos, en las cuevas la expresión fue más libre, tal
como los indígenas interpretaron el encuentro entre ambas
culturas, remarcó el académico.

En cuevas ubicadas en un antiguo camino al norte, en Durango,
los tepehuanes pintaron las caravanas de expedición: los jinetes
españoles y los animales que los transportaban, básicamente
caballos y mulas.

Lo que observaron entonces se mezcló con elementos de su
tradición, como aves, zopilotes, coyotes y lobos. Así, en el arte
rupestre acomodaron lo nuevo en sus entornos habituales, y
mostraron caravanas comerciales y personajes en lucha,
comentó.

Esas pinturas mantienen un diálogo entre las antiguas
expresiones prehispánicas y las nuevas coloniales, que se combinan
en una singular visión de la Colonia, resaltó el investigador del
IIE, quien ha revisado cientos de imágenes en computadora para
interpretar los símbolos.

En las representaciones de Oaxaca, hechas por pueblos zapotecas
en la región del Istmo de Tehuantepec, Berrojálbiz encontró un
mayor interés por los temas religiosos, pues en las pinturas
rupestres hay, por ejemplo, un Cristo indígena crucificado, y un
personaje zapoteco arrodillado en oración.

“Son muestras de cómo vivieron la evangelización. Hay una
mezcla real, con elementos culturales propios de la vida diaria,
fuera del poder”, abundó el antropólogo.