abc Radio


El 7% de sacerdotes australianos, acusados de abusos sexuales

  • Martes 7 de febrero de 2017
  • en Mundo

ROMA, Italia. (OEM-Informex).- Los datos son impresionantes. El
siete por ciento de los sacerdotes católicos australianos es
acusado de haber cometido abusos sexuales contra menores entre 1950
y 2010, según estableció la Comisión Federal de Investigación a
la cual el Parlamento confió la tarea de indagar sobre las
responsabilidades de la Iglesia en Australia. Al cabo de cuatro
años de averiguaciones, ayer se publicaron los resultados de la
“Royal Commission”, revelando protecciones y omisiones por
parte del Episcopado australiano.

Según el informe, difundido ayer en Italia, un total de cuatro
mil 444 personas denunciaron abusos sexuales por parte de curas o
religiosos de 93 entidades de la Iglesia australiana. El Gobierno
decidió instituir esta Comisión en 2012 después de una década
de presiones cada vez más fuertes por parte de la opinión
pública para que se investigara sobre los casos de pedofilia en
todo el país.

La investigación no se concretó únicamente en las
instituciones católicas. También incluyó a organismos de
beneficencia, escuelas, orfanatorios, grupos de “boy scouts”,
clubes deportivos, así como el Ejército y la policía. En este
contexto, la Comisión escuchó a miles de víctimas de los
abusos.

Según explicó Gail Furness, responsable de la Comisión,
“las narraciones (de las víctimas) son terriblemente semejantes.
Sacerdotes y religiosos que simplemente fueron trasladados a otras
sedes, mientras que todo el horror se mantenía en secreto”.

Según los testimonios, el promedio de edad de las víctimas es
de 10 años para las niñas y 11 para los niños, que representan
la mayoría, mientras que el tiempo transcurrido entre el abuso y
la presentación de la denuncia es de 33 años.

En este contexto, cabe recordar que la investigación también
involucró al cardenal australiano George Pell, superministro de
Economía del papa Francisco, quien fue interrogado por haber
supuestamente encubierto abusos contra menores en el Estado de
Victoria en la década de los años 70. El exarzobispo de Sídney
negó cualquier responsabilidad, afirmando no haber sabido nada en
concreto sobre los supuestos abusos, aún reconociendo que
circulaban rumores a este respecto.

Pell goza completamente de la confianza de Bergoglio y hasta
ahora no ha habido ninguna reacción de su parte sobre los
resultados de la Comisión de investigación de su país.

Su sucesor como arzobispo de Sídney, monseñor Anthony Fisher,
comentó que “personalmente” se siente “consternado y
humillado” y que de frente a las “desgarradoras informaciones
de la Comisión, como católicos debemos inclinar la cabeza por la
vergüenza”.