abc Radio


Al Qaeda y el EI reclutan “lobos solitarios”

  • Miércoles 4 de enero de 2017
  • en Mundo

  • Se inmolarán en países occidentales

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- Los dos principales
movimientos yihadistas –Al Qaeda y el Estado Islámico (EI)–
comenzaron a movilizar a los “lobos solitarios” que residen en
Estados Unidos, Francia, Rusia y Turquía para que lancen ataques
terroristas kamikazes en esos países.

Esa intensa campaña de adoctrinamiento comenzó en los últimos
días a través de las cuentas que administran esos grupos en las
redes sociales y que transitan por la red Telegram que permite
enviar mensajes cifrados.

Los servicios de inteligencia británicos captaron esos mensajes
en las tres estaciones de espionaje electrónico que posee el GCHQ
(Government Communications Headquarters), organismo que equivale a
la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadunidense.

“Véngate de los crímenes cometidos por los kuffar (infieles)
contra tus hermanos y hermanas musulmanas”, indica uno de los
mensajes en una cuenta promovida por Al Qaeda y su rama siria Al
Nusra, que desde hace algunos meses se denomina Jabhat Fateh
al-Sham (Frente para la Conquista del Levante). El llamamiento al
martirio individual aparece en cuatro idiomas —árabe, inglés,
francés y ruso— en páginas de alto nivel profesional con fotos
y textos presentados con tipografías atractivas y banderas de los
países designados como objetivos principales.

La campaña de reclutamiento del Estado Islámico (EI), por su
parte, se realiza principalmente a través de Facebook.

Esas incitaciones buscan llegar principalmente a jóvenes
musulmanes que emigraron recientemente a esos países y que se
sienten segregados, aislados o rechazados por la población local,
y buscan una identificación con sus raíces a través del Islam,
afirma el experto en terrorismo islámico, Mohamed Sifaoui.

Tanto Al Qaeda como el EI desalientan a los aspirantes a
yihadistas que residen en esos países a viajar a las zonas de
conflicto para participar en la yihad (guerra santa). “Si sueñas
viajar a la tierra de la yihad para defender a los musulmanes, en
lugar de eso tienes una mejor opción: vengar y castigar a los
enemigos de Alá en sus (propias) casas”, proponen los
anuncios.

Se trata de una clara incitación a perpetrar ataques
terroristas individuales en los países donde residen.

“Alá te ha mostrado que [es importante] emboscar a los
enemigos de Alá y golpearlos […] en los puntos sensibles de sus
países”, agrega uno de los textos.

Una de las incitaciones, difundida por el peligroso grupo Al
Qaeda de la Península Arábiga (AQPA), se dirige directamente a
los “lobos solitarios”, a quienes los islamistas radicales
prefieren denominar “yihadistas solitarios”. Esos kamikazes,
dispuestos a inmolarse en una acción individual, son descritos
como “jóvenes que desestabilizan a los infieles en su (propia)
tierra”.

Los servicios alemanes de inteligencia también tuvieron
conocimiento de esas campañas de reclutamiento a distancia, pero
no pudieron determinar si se trataba de una acción coordinada
entre las principales organizaciones o de iniciativas individuales
que coincidieron en el tiempo.

En todo caso, los servicios de inteligencia franceses creen que
ambos movimientos han llegado a la conclusión de que no podrán
lograr una victoria militar en el campo de operaciones de Siria e
Irak y aún menos en Libia, donde acaban de sufrir una concluyente
derrota. Esa impresión es compartida por Pierre Martinet. “Por
esa razón han decidido trasladar el campo de batalla al interior
de cada país enemigo. Los cuatro elegidos son en este momento sus
peores adversarios en los campos de batalla de Siria e Irak”,
conjeturó Martinet, que fue agente del servicio acción de la
Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE).

En previsión de una ola de atentados, los servicios de
seguridad de la mayoría de los países amenazados reforzaron sus
niveles de alerta. La duda, en este nuevo contexto, no es saber si
se va a producir un nuevo ataque de gran envergadura perpetrado por
un “lobo solitario”. La única incógnita es saber dónde y
cuándo ocurrirá.