abc Radio


Tribunal de EU, dividido en caso del mexicano asesinado por agente fronterizo

  • Miércoles 22 de febrero de 2017
  • en Mundo

Washington, D.C.- El Tribunal Supremo de Estado Unidos evaluó dividido un importante caso que podría determinar las reglas que rigen en la frontera y que se centra en la figura de Sergio Adrián Hernández, el joven mexicano muerto en México por los disparos de un agente estadounidense.

Los ocho jueces en activo de la máxima instancia judicial del país deben decidir si los padres del joven fallecido tienen derecho a demandar por la vía civil a Jesús Mesa, el agente fronterizo que disparó contra el joven y que no ha sido juzgado por EU ni extraditado a México para enfrentar allá cargos criminales.

Durante una audiencia de una hora, los magistrados también evaluaron las otras dos cuestiones clave del caso: si el agente fronterizo goza de inmunidad y si los ciudadanos extranjeros están protegidos por la Cuarta Enmienda de la Constitución de EU que prohíbe el uso injustificado de la fuerza letal.

 

 

 

Frente a los jueces, los abogados reconstruyeron lo sucedido el pasado 7 de junio de 2010, cuando Mesa mató de un disparo en la cabeza a Hernández, de 15 años, y que se encontraba en el lecho seco del río Bravo, la zona que separa El Paso (Texas, Estados Unidos) de Ciudad Juárez (México).

El abogado del joven mexicano, Robert Hilliard, afirmó que el joven “no suponía ninguna amenaza”, iba “desarmado” y en los instantes anteriores a su muerte, estaba jugando con tres amigos.

El juego consistía en correr hasta la valla metálica de Estados Unidos, tocarla y volver a toda velocidad hasta la parte mexicana.

Cuando Hernández corría de vuelta a Ciudad Juárez, el agente Mesa le disparó desde el lado estadounidense de la frontera a aproximadamente 18 metros de distancia.

Foto: AP

Foto: AP

“Esto ocurrió en tierra de nadie”, consideró la jueza progresista Elena Kagan, quien describió el área de la frontera como una zona “especial” que comparten México y Estados Unidos y donde no existe una línea que pueda delimitar exactamente donde empieza la jurisdicción de una u otra nación.

En apoyo de la familia del mexicano se mostraron Kagan y la jueza Ruth Bader Ginsburg, quien consideró que el crimen lo cometió un ciudadano estadounidense desde EU y, por tanto, podría haber evidencias para determinar que, en este caso concreto, la familia del joven podría demandar al agente.

En un escrito, el Gobierno de México consideró que cerrar la investigación dañará las relaciones entre los dos países, mientras que el Ejecutivo del presidente Donald Trump insistió en que permitir que prosperen este tipo de demandas menguará la capacidad del Estado para defender la seguridad de la nación.

De acuerdo con la hipótesis del Gobierno estadounidense se mostraron el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, y Samuel Alito, ambos de tendencia conservadora y que consideraron que un fallo a favor del mexicano podría, por ejemplo, permitir que víctimas de drones interpongan demandas en cortes de Estados Unidos.

Foto: AP

Foto: AP

En opinión de Alito, un fallo a favor del mexicano podría crear “confusión” e “incertidumbre” y perjudicar a soldados y agentes de los servicios de inteligencia desplegados en el extranjero.

En la actualidad, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EU mantiene que Hernández formaba parte de un grupo de traficantes de personas que trataba de cruzar de manera ilegal la frontera y que rodeó y atacó con piedras al agente Mesa, que disparó supuestamente en defensa propia.

Un vídeo grabado con un teléfono y difundido poco después del suceso desmintió esa versión: mostró que Mesa no estaba rodeado y disparó contra Hernández varias veces, mientras el joven se asomaba desde detrás de una columna de cemento.

Foto: AP

Foto: AP

Los ocho jueces del Tribunal Supremo se encuentran actualmente divididos entre cuatro progresistas y cuatro conservadores, por lo que si se produce un empate se mantendría en pie el fallo de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en Nueva Orleans y que en abril de 2015 falló contra la familia.

El voto del desempate podría darlo el juez Neil Gorsuch, nominado por Trump para ocupar el puesto del fallecido magistrado conservador Antonin Scalia, si es finalmente aprobado por el Senado.

El caso ha cobrado especial importancia debido a la tensa relación entre México y Estados Unidos, cuyo presidente firmó el 25 de enero un decreto para la construcción de un muro fronterizo y ha asegurado que su coste será “reembolsado al 100%” por México, algo que niega tajantemente el mandatario Enrique Peña Nieto.

/parg