Los teléfonos inteligentes con software iOS de Apple o Android de Google podrán intercambiar información a través de Bluetooth, a fin de hacer un seguimiento de contactos humanos y alertar a otros usuarios.

A partir de mayo, los usuarios podrán compartir contenido de aplicaciones oficiales de las autoridades de salud pública, descargables desde las tiendas en línea de los dos grupos.