abc Radio


Así se planeó la separación de las familias migrantes en EU

  • Lunes 25 de junio de 2018
  • en Mundo

W
ASHINGTON, DC. Niños llorando desconsolados por estar separados de sus padres en habitaciones delimitadas por rejas. Jóvenes en inmensos campamentos como presos. Las imágenes que dieron la vuelta al mundo fueron consecuencia de las políticas de Trump, pero, ¿cómo llegó EU a esa situación?

De acuerdo con las medidas de “tolerancia cero” del mandatario, todos los fiscales de Estados Unidos debían presentar cargos criminales contra cualquier inmigrante que cruce irregularmente la frontera desde México y deben, por tanto, ser encarcelados y separados de los niños con los que viajan, ya que a estos no se les puede imputar un crimen.

El fiscal general, Jeff Sessions, emitió las medidas a comienzos de abril. Anteriormente, el gobierno presentaba por defecto cargos por la vía civil contra los inmigrantes irregulares, lo que les permitía ser puestos en libertad hasta que los jueces tramitaban sus peticiones de asilo y no ser separados de sus hijos.

En 2005, el entonces presidente, el republicano George W. Bush, puso en marcha la operación “Streamline”, inicialmente en Texas y luego expandida a otras zonas limítrofes, que buscaba procesar por la vía criminal a los inmigrantes llegados ilegalmente, con la excepción de las familias con menores.

Este plan es considerado el germen de las políticas de “tolerancia cero” de Trump y fue empleado parcialmente por el Ejecutivo del expresidente Barack Obama (2009-2017) hasta 2014.

Hasta el giro de Trump, las distintas administraciones habían cumplido con un acuerdo, conocido como “Flores”, al que llegó el gobierno con dos organizaciones humanitarias en 1997 -con Bill Clinton como presidente- y que establece que los menores no acompañados detenidos en la frontera solo pueden ser privados de libertad 20 días. En 2014, Obama violó ese pacto cuando se produjo una llegada masiva de menores centroamericanos.

En ese contexto, en 2016, un juez federal de California falló contra las políticas que había puesto en práctica el gabinete de Obama y estableció que el límite de 20 días de arresto también debía aplicarse tanto a menores que llegaban con sus familias como a sus parientes, pero finalmente una corte de apelaciones decidió aplicarlo solo a los niños.

Sin embargo, fue precisamente bajo el segundo gobierno de Obama cuando se planteó la opción de separar a las familias mediante el procesamiento criminal de los inmigrantes irregulares, pero finalmente se desechó la idea.

En 2017, la llegada de Trump a la Casa Blanca hizo temblar a las asociaciones defensoras de derechos humanos después de una campaña electoral marcada por su retórica antiinmigración.

El entonces secretario de Seguridad Nacional y actual jefe de gabinete del magnate, John Kelly, retomó la idea y aseguró que estaba considerando esas separaciones con objetivo disuasorio, pero terminó rechazando esta opción.

Según medios estadounidenses, el departamento, ya bajo la batuta de la actual secretaria, Kirstjen Nielsen, llevaba probando desde octubre la ejecución de estas prácticas, pero no fue hasta abril cuando empezaron a aplicarse por defecto en la frontera sur.