abc Radio


Blindaron la Ciudad Eterna 7 mil policías

  • Domingo 26 de marzo de 2017
  • en Mundo

“Saldo Blanco”. Las temidísimas manifestaciones anti-europeístas en coincidencia con la firma de la “Declaración de Roma” por parte de los 27 líderes de la Unión Europea, se resolvieron en algunos momentos de tensión, pero generalmente sin grandes problemas, en medio del desplazamiento de siete mil policías y militares que blindaron la Ciudad Eterna en ocasión de las celebraciones del 60 aniversario de los Tratados de Roma, que marcaron el inicio de la construcción europea.

Y fue seguramente la masiva presencia de fuerzas del orden, así como las medidas de control adoptadas para los recorridos pre-establecidos para las seis manifestaciones, con relativos cortejos, y dos “sit-in”, que impidieron actos de violencia y devastación por parte de infiltrados tipo “black bloc”, anárquicos o “antagonistas”, temor que dio lugar a una alerta sin precedentes en la Ciudad Eterna.

Temor que indujo también a cerrar escuelas, muchos negocios del centro de Roma, el cierre de varias estaciones del “metro”, la “fuga” de muchos a localidades fuera de la capital y en general, una tensión al máximo. Fue prohibido además, el tránsito de camiones en numerosas zonas de la ciudad y al tráfico normal en el centro histórico, donde está el capitolio romano (sede de la ceremonia de los tratados), además de los hoteles donde se alojaban los líderes.

Ciertamente, la presencia de tantos jefes de Estado y de Gobierno, de ministros y de los máximos cargos de la UE, era más que suficiente para elevar la vigilancia al mayor nivel, también después del atentado en Westminster, en la capital del Reino Unido.

Desde el viernes por la noche, la policía italiana inició una serie de controles y de identificación (se habla de unos dos mil) en las autopistas de ingreso a Roma, así como en estaciones ferroviarias. Fueron expulsadas 20 personas y a otras se les impidió la participación en las manifestaciones.

Fue prohibido además el uso de cascos para los manifestantes obligados a mostrar el rostro descubierto.

Las operaciones de control llevaron al secuestro de una gran cantidad de barras de acero, cajas con tornillos de metal y máscaras anti-gas, e inclusive cuchillos en los llamados “centros sociales” de Roma.

La conclusión fue que las manifestaciones, que reunieron a unas 15 mil personas, (la mitad de las previstas), se llevaron a cabo sin consecuencias y la vigilancia de los “potentes” del viejo continente fue garantizada. (fin)