abc Radio


Brasileños enfrentan a migrantes venezolanos en ciudad fronteriza de Pacaraima

  • Sábado 18 de agosto de 2018
  • en Mundo

La ciudad fronteriza de Pacaraima, en el norte de Brasil, vive momentos de tensión este sábado con un enfrentamiento entre locales e inmigrantes venezolanos cuyos campamentos improvisados fueron destruidos e incendiados.

El tumulto comenzó en la mañana luego de que un comerciante resultara herido en la madrugada y sus familiares responsabilizaran a los venezolanos que en el último año han intensificado su presencia en la ciudad.

Brasil cierra su frontera norte a migrantes venezolanos

Decenas de locales, en retaliación, atacaron los dos principales campamentos improvisados de los inmigrantes y quemaron sus pertenencias.

La fuerza tarea que opera en la región para atender el flujo migratorio de los venezolanos confirmó las informaciones y apuntó que el comerciante herido fue auxiliado y se encuentra estable en Boa Vista, capital del fronterizo estado de Roraima.

Un habitante de Pacaraima contó a la AFP que el enfrentamiento comenzó desde temprano, luego de que se corriese la voz sobre el ataque al comerciante. "Él es conocido, es un vecino, y hubo indignación cuando se supo de robo. La gente comenzó a expulsar a los venezolanos que estaban en el centro, obligándolos a regresar a su país", dijo en condición de anonimato.

Tres brasileños resultaron heridos, informó un portavoz de la Policía Militar, y no hubo detenidos. No hay informaciones sobre los venezolanos, muchos de los cuales, según imágenes divulgadas por habitantes de la ciudad, cruzaron la frontera de vuelta a su país.

Autoridades precisaron que en la noche la ciudad estaba tranquila.

La gobernadora del estado de Roraima, Suely Campos, pidió a Brasilia refuerzos de seguridad para "enfrentar el aumento de la criminalidad" que ella adjudica al incremento del número de venezolanos en la región.

Más temprano, videos enviados por habitantes de la pequeña Pacaraima mostraban episodios del enfrentamiento que se dispersó antes del mediodía dejando las calles aledañas a la frontera llenas de escombros y sin transeúntes. Los comercios permanecieron cerrados.