abc Radio


Cae ministro francés de Interior, Bruno Le Roux por dar empleo a sus hijas

  • Miércoles 22 de marzo de 2017
  • en Mundo

 

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- El ministro francés del Interior, Bruno Le Roux, tuvo que renunciar ayer a su cargo al saberse que, cuando era diputado, empleó a dos hijas adolescentes como sus colaboradoras parlamentarias en trabajos que eran aparentemente ficticios. Como en el caso de François Fillon, candidato presidencial del partido de la derecha conservadora Los Republicanos (LR), la justicia abrió una investigación preliminar.

Le Roux, que se había hecho cargo del Ministerio del Interior en diciembre cuando Bernard Cazeneuve fue nombrado primer ministro. Ayer mismo fue reemplazado por Matthias Fekl, que estaba a cargo de Comercio Exterior.

El exministro socialista quedó en difícil posición el domingo, cuando el programa de televisión “Quotidien” reveló que entre 2009 y 2016 había contratado regularmente a sus dos hijas de 15 y 16 años como asistentes parlamentarias. Esa práctica no es ilegal, pero que también —como en el caso de Fillon— existen serias dudas sobre el real desempeño de esa labor.

El exministro precisó que, durante las vacaciones escolares, sus hijas realizaron para él tareas simples de oficina: archivo, secretariado, atender el teléfono o redactar textos para su blog. En total, las dos jóvenes acumularon 10 y 14 contratos cortos respectivamente por un total de 55,000 euros.

Por otra parte, en 2013, una de sus hijas parece haber estado simultáneamente en la Asamblea Nacional en París y haciendo una pasantía en la firma cosmética Yves Rocher, en Bélgica. Algo similar ocurrió con su hermana, que ocupó durante algunas semanas un puesto a tiempo completo en 2015, mientras seguía un curso de clase preparatoria en la universidad.

A pesar de ser un hombre de confianza de François Hollande desde hace años, el presidente no dudó un segundo en pedirle la renuncia a Le Roux. El jefe del Estado, que procura mantener una línea ética intachable, fue igualmente severo con otros los ministros Jérôme Cahuzac (Presupuesto) y Thomas Thévenoud (Comercio Exterior), ambos acusados de fraude fiscal.

Con la virtual destitución de Le Roux, Hollande buscó adoptar una medida ejemplar para marcar una clara diferencia con el escándalo Fillon, recientemente inculpado por la justicia, que lo sospecha de haber acordado durante años un empleo ficticio a su esposa, Penélope y a dos de sus hijos. A pesar de su promesa de retirar su candidatura si era imputado, Fillon se mantuvo en la carrera presidencial. Como en el caso del candidato conservador a la Presidencia, Le Roux deberá ahora rendir cuentas a la justicia.

Desde que estalló el caso Fillon, la opinión pública reclama la necesidad de “una mayor transparencia” y una “moralización” de la vida pública.

Ese aggiornamento imprescindible para recuperar la confianza del electorado: a 31 días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, 44 por ciento de los inscritos no sabe aún por quién votará, según una encuesta de CEVIPOV.

En ese clima de incertidumbre, el semanario satírico-político “Canard Enchainé” formuló una nueva denuncia contra Fillon al asegurar que habría recibido 50,000 dólares de un industrial libanés para presentarle al líder ruso, Vladimir Putin, y al presidente del gigante petrolero francés Total, Patrick Pouyanné. Según un contrato firmado en junio de 2015 a través de su consultora, 2F Conseil, Fillon  —que en ese momento era diputado— se habría comprometido también a presentarle numerosos dirigentes rusos, argelinos, gaboneses, marfileños y franceses.