abc Radio


Cientos desafían toque de queda en Charlotte, en tercer día de protestas

  • Viernes 16 de febrero de 2018
  • en Mundo

Charlotte, EU. Cientos de personas protestan en las calles de
una militarizada Charlotte en la tercera noche de manifestaciones
raciales pese a que rige un toque de queda decretado después del
fallecimiento del hombre herido de bala este miércoles.

Las protestas del jueves fueron menos violentas que las de los
dos días anteriores, pese a que la Policía lanzó gases
lacrimógenos para dispersar a algunos de los manifestantes y que
dos agentes fueron atendidos después de que los rociaran con un
agente químico, de acuerdo con información del cuerpo.

Hoy, las calles de Charlotte estaban llenas de soldados y
blindados de la Guardia Nacional después de que el gobernador de
Carolina del Norte, Pat McCrory, decretara el estado de emergencia
tras dos noches de fuertes disturbios.

Al estado de emergencia se le unió el toque de queda que
decretó hoy la alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, a partir
de la medianoche y hasta las 06.00 hora local ante la tercera noche
de protestas, una medida que "estará en vigor cada día" hasta que
concluyan los disturbios.

"Se prohíbe desplazarse por la calle, callejón, carretera o
cualquier otra propiedad pública, excepto aquellos que estén
buscando asistencia médica, comida o servicio necesario para el
bienestar de sí mismos o sus familias", señala la proclama.

La Policía, de todos modos, informó pasada la medianoche que
no impondrá el toque de queda mientras la protesta sea
pacífica.

Antes de decretar el toque de queda, la alcaldesa supo que el
joven herido de bala este miércoles durante los disturbios
falleció en el hospital.

Además del muerto, los disturbios han dejado numerosos heridos
y medio centenar de detenidos.

Emergencia en Charlotte tras disturbios por muerte de afroamericano

Las protestas estallaron el martes después de que un policía
matara a tiros al afroamericano Keith Lamont Scott, de 43 años, en
el aparcamiento de un edificio de apartamentos mientras esperaba
que su hijo regresara del colegio para recogerlo.

La Policía acusó a Scott de ir armado -en un estado en el que
llevar una pistola es legal si se tiene permiso- y de suponer una
"amenaza de muerte inminente" para los agentes, un relato que
familiares y testigos rechazaron.

Los familiares de Scott, precisamente, tuvieron hoy acceso a los
videos del suceso grabados por policías y pidieron que las
imágenes se hagan públicas "inmediatamente".

El jefe de la Policía de Charlotte, Kerr Putney, dijo al diario
The Charlotte Observer que, según lo que él pudo ver en las
imágenes del video, la actuación del agente Brentley Vinson,
autor de los disparos, estuvo justificada.

Mientras en Charlotte siguen las protestas, en Tulsa (Oklahoma),
también en el ojo del huracán por un caso de presunta violencia
policial, el fiscal del condado presentó cargos contra una agente
acusada de haber disparado contra un afroamericano desarmado.