abc Radio


Comenzó una nueva etapa del terrorismo yihadista

  • Sábado 25 de marzo de 2017
  • en Mundo

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- El mundo asistirá a una
impresionante escalada de atentados terroristas, esencialmente
destinados a maquillar la inminente derrota militar, política y
estratégica del Estado Islámico (EI).

El británico Khalid Masood, nacido hace 52 años en el condado
de Kent -en el corazón de la Inglaterra tradicional-, demostró el
miércoles que una sola persona armada con un vehículo y dos
cuchillos podía provocar una terrible matanza.

La panoplia utilizada por ese lobo solitario para perpetrar el
atentado en el Parlamento de Westminter, una de las zonas más
custodiadas de Londres, fue mucho más insignificante que el
armamento empleado por Mohamed Lahuaiej-Bouhlel cuando arrolló 86
personas en Niza el 14 de julio de 2016.

Los servicios de inteligencia europeos están persuadidos de que
la inminente capitulación del grupo yihadista lanzará a miles de
islamistas -auto-radicalizados o influenciados por imames
iluminados- a dejar un reguero de sangre y muerte antes de
inmolarse en nombre de Alá. “Esos kamikazes, que son
impredecibles y no figuran en el radar de ninguna policía, son
imposibles de detectar”, advirtió el especialista francés en
terrorismo Claude Moniquet.

El otro riesgo importante vendrá de los 3 mil a 5 millones de
yihadistas europeos que partieron a Siria y comienzan a regresar a
sus países de origen. En el caso de Francia, hay 200
excombatientes que desertaron y volvieron al país sobre un total
de 600 a 700 que se enrolaron en el EI. En un informe reciente, la
BKA, oficina federal de la policía criminal de Alemania encargada
de la Protección de la Constitución y el Centro de Competencia e
Información contra el Extremismo (HKE), revelaron que sobre 850
personas que salieron del país, unos 275 están de regreso. En
Holanda, hay 80 miembros del EI dispuestos a participar en una
acción terrorista, según un oficial de inteligencia de ese país,
y en Bélgica 117 volvieron del frente de Guerra, admitió
recientemente el ministro del Interior, Jan Jambon.

Muchos de ellos son decepcionados, pero otra parte pronto
comenzará a rumiar el deseo de vengarse de Occidente.

El riesgo mayor, reconocen los especialistas, es que -mezclados
con los desertores y los arrepentidos- regresen algunos
excombatientes de élite enviados por el EI para “continuar el
combate” en Europa mediante una campaña de atentados
suicidas.

El peligro terrorista aumentará vertiginosamente a medida que
los islamistas radicalizados del exterior empiecen a tomar
consciencia de la derrota del EI y sobre todo cuando se concrete la
capitulación del califato con la caída de Raqqa.

El terrorismo y la propaganda por internet serán los
alternativefacts (realidades alternativas) que utilizará el EI
para crear la ficción de que continúa la guerra santa con
Occidente. Por la red ya comienzan a proliferar primeros indicios
de esa estrategia.

La politóloga norteamericana Mara Revkin estima que el
contraste entre la realidad militar en Siria y el aumento de la
propaganda precipitará una “crisis de credibilidad” del EI,
pues su prestigio en el mundo musulmán se basaba en su capacidad
de controlar un territorio y gobernarlo.

Un informe de Europol estimó recientemente que la mayoría de
los atentados dejaron de estar pensados y teleguiados desde la
“capital” yihadista, Raqqa. Otra característica de esta nueva
estrategia consiste en descartar ataques contra infraestructuras
sensibles para preferir objetivos “blandos”.


Indagan al autor de atentado en
londres


La policía británica informó ayer que dejó en libertad sin
cargos a seis de los detenidos en relación al atentado del
miércoles en Londres, mientras que otras cuatro personas
continúan bajo custodia. También difundió la primera foto del
autor, Khalid Masood, cuyo verdadero nombre era Adrian Russell
Ajao. Los medios británicos afirman que estuvo en Arabia Saudita
trabajando como profesor a mediados de los años 2000 y que ahí se
radicalizó antes de regresar a Reino Unido en 2009.