abc Radio


Corea del Norte financia misiles con asaltos cibernéticos y traficando dólares falsos

  • Lunes 14 de agosto de 2017
  • en Mundo

PARÍS, Francia. Para financiar el programa nuclear que obsesiona al mundo, Corea del Norte trafica dólares falsificados, comete “asaltos bancarios cibernéticos”, realiza un intenso comercio internacional ilegal, fabrica mercancías falsas y exporta mano de obra.

Esas evidencias surgen de denuncias formuladas en los últimos años por organismos internacionales, agencias de inteligencia occidentales y think tanks europeos.

“El régimen norcoreano consagra 10 mil millones de dólares anuales a su programa nuclear. Esa cifra representa entre 20 y 25% del PIB, que oscila entre 30 mil y 40 mil millones”, afirma la geoestratega francesa Valérie Niquet, experta en cuestiones asiáticas de la Fundación para la Investigación Estratégica (FRS).

La mayor parte del presupuesto nuclear proviene de actividades ilícitas como el cíber-atraco perpetrado por un grupo de hackers contra el Banco Central de Bangladesh en 2016, que les permitió apoderarse de 81 millones de dólares. Dos tercios de esa suma (51 millones) fue “lavada” por los chinos Ding Shizue y Gao Shuhua en las mesas VIP de baccarat de dos casinos de Manila (Filipinas).

La reputada empresa rusa de seguridad informática Kaspersky Lab logró averiguar que ese “golpe” fue realizado por Bluenoroff, filial especializada en cíber ataques del grupo Lazare, que opera al servicio de Pyongyang. Corea del Norte también estuvo implicada en el ataque informático gigante con el virus WannaCry -destinado a obtener el pago de un rescate millonario-, que paralizó más de 300 mil computadoras en 150 países a mediados de mayo, según Symantec, otro especialista en seguridad.

Hasta las nuevas sanciones económicas votadas la semana pasada por la ONU, las restricciones impuestas se limitaban a pocos productos y, por lo demás, eran burladas por el régimen de Kim Jong-un. Pyongyang obtenía 3 mil millones de dólares por sus exportaciones. El régimen, por otra parte, nunca tuvo problemas para conseguir en el exterior las materias primas y componentes necesarios a sus programas nucleares y balísticos.

El país sigue exportando mineral de hierro, arena y piedra a China, su principal cliente comercial; productos químicos, aceite de soja, textiles y productos del mar hacia Malasia y otros países de la región. “El comercio entre Corea del Norte y el sudeste asiático representa 181 millones de dólares. No es poca cosa”, recuerda el investigador Kent Boydston, en un trabajo para el Peterson Institute for International Economics.

La CIA y varias agencias de inteligencia europeas también sospechan que el régimen norcoreano exportó hacia Pakistán e Irán materiales “sensibles” utilizados en sus programas nuclear y balístico.

Entre otras actividades ilícitas o en todo caso discutibles figura la exportación de mano de obra. El año pasado unos 60 mil obreros viajaron a China, Rusia y Oriente Medio para trabajar en el sector de la construcción, fábricas textiles o en la explotación forestal. Sus salarios en el exterior, que representaron unos 200 millones de dólares en 2016, son girados en divisas a entidades controladas por el Estado, asegura Go Myong-Hyun, analista del Asan Institute for Policy Studies.