abc Radio


Corruptos y mafiosos podrían ser excomulgados de la Iglesia católica

  • Jueves 22 de junio de 2017
  • en Mundo

Roma.- El camino ya está trazado. Los corruptos serán excomulgados por decreto papal, aunque no será breve el camino para que la sanción más grave que la Iglesia católica pueda infligir a un bautizado quede inscrita formalmente en el código de derecho canónico. Lo explicó el monseñor Michele Pennisi, arzobispo de Monreale (Sicilia), autor de esta revolucionaria propuesta en ocasión del reciente seminario en el Vaticano sobre mafia y corrupción.

El tema será “profundizado” por el grupo interno del dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, el “ministerio” vaticano creado recientemente por Francisco y presidido por el cardenal Peter Appiah Turkson.

Cuando el documento sea aprobado –explicó el monseñor Pennisi, “presentaremos el texto al Papa, que supongo lo hará examinar por la Doctrina de la Fe, la Penitenciaría apostólica y el pontificio Consejo para los Textos Legislativos y ver así la forma en que se hará el decreto” para la excomunión.

En síntesis se puede decir que el camino todavía es largo para poderle dar una definición canónica, lo que no impide que la propuesta este suscitando reacciones también fuera de la Iglesia. Se trata de “una iniciativa extraordinaria, de enorme valor histórico, jurídico y político”, afirmó el presidente del Senado italiano, Pietro Grasso, mientras que para el jefe de la Autoridad anti-corrupción (un organismo del gobierno), Raffaele Cantone, habla de “decisión revolucionaria”.

Ciertamente, como subrayó el secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana (Cei), monseñor Nunzio Galantino, “el mafioso y el corrupto están fuera de la Iglesia, pero la cuestión es un poco complicada”.  Lo dijo el mismo Bergoglio en junio de 2014: “los mafiosos están excomulgados”. Se trata de una excomunión “latea sententiae”, es decir automática. La propuesta del monseñor Pennisi es ahora la de “dar un carácter jurídico formal a la excomunión”, que quede impresa en el código eclesiástico. Esto con el fin “de que todo sea perfectamente  claro en Italia y en el mundo”.

Lee también | Cardenales vuelven a la carga contra “innovaciones” del Papa

El previsto decreto “es en primer lugar un llamado a la conversión, reparar al mal en la medida de lo posible y tomar la distancia públicamente” de este fenómeno. “Si hay mafia, o crimen organizado que es la misma cosa, también hay corrupción, aunque esto no vale al contrario”,  dijo el monseñor.

Francisco habla de corrupción política, económica, eclesiástica. Un pecado agravado porque el corrupto –afirmó Bergoglio- no pide perdón.

/amg