abc Radio


Tribunal electoral de Brasil rechaza candidatura de Lula a la presidencia

  • Viernes 31 de agosto de 2018
  • en Mundo

El Tribunal Superior Electoral de Brasil alcanzó hoy una mayoría parcial (4-1) en contra de aceptar la candidatura presidencial de Luiz Inácio
Lula
da Silva, preso por corrupción, aunque aún faltan por pronunciarse otros dos jueces.

El resultado, que ya parece configurado, solo será proclamado una vez que concluyan todos los votos y, hasta ese momento, cualquiera de los siete miembros del tribunal podrá cambiar de opinión, por lo que la mayoría que se ha conformado puede ser alterada.

Hasta ahora, tres de los jueces han apoyado el voto del instructor del caso, Luis Roberto Barroso, quien consideró que
Lula
quedó inhabilitado por una ley que impide postular a cualquier cargo electivo a una persona condenada en segunda instancia, como es el caso del exmandatario, en prisión desde el pasado abril.

Solo se opuso el juez Edson Fachin, quien aún cuando aceptó que las normas electorales le impiden a
Lula
ser candidato, consideró que se debe acatar una cautelar dictada por el Comité de Derechos Humanos de la ONU, que pidió garantizar la participación del expresidente en las elecciones de octubre próximo.

Sin embargo, Barroso y los otros tres jueces que se pronunciaron por vetar la candidatura de
Lula
sostuvieron que las decisiones de ese órgano consultor de las Naciones Unidas "no son vinculantes" y que tampoco se imponen a la legislación electoral brasileña.

Para la decisión final, restan los votos del magistrado Tarcisio Vieira y de la presidenta del tribunal, Rosa Weber, quien proclamará el resultado una vez que concluyan todos los pronunciamientos.

Pese a su condición judicial,
Lula
lidera los sondeos de cara a las elecciones de octubre próximo con casi 40 % de las intenciones de voto, seguido por el ultraderechista Jair Bolsonaro, con cerca del 20 % de las preferencias.

Corte electoral de Brasil juzga validez de la candidatura de Lula

Brasil.- El Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil inició este viernes una sesión extraordinaria durante la cual se pronunciará sobre la validez de la candidatura para las elecciones de octubre del encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en los sondeos.

El TSE, integrado por siete magistrados, incluyó el caso en la agenda del día poco antes del inicio de la sesión a media tarde y empezó a tratarlo a las 17:00 locales.

Lula lanza su candidatura presidencial desde la cárcel en Brasil

Se trata de saber si el exmandatario (2003-2010), de 72 años, puede mantener su condición de candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en los comicios del 7 de octubre (con una eventual segunda vuelta el 28).

Los pedidos de impugnación se basan en la Ley de 'ficha limpia', que impide a un condenado en segunda instancia presentarse a cargos electorales.

Lula purga desde abril en Curitiba (sur) una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero. Fue declarado culpable en julio de 2017 de beneficiarse de un apartamento en un balneario paulista, ofrecido por una constructora para obtener su mediación en contratos con Petrobras. Y la condena fue ratificada y ampliada en enero de este año por una corte de apelación.

Lula, que enfrenta otros cinco procesos judiciales, se declara inocente en todos y denuncia una persecución mediática y judicial para impedirle volver al poder.

Los abogados de Lula enviaron al TSE sus alegatos finales, de unas 200 páginas, el jueves a las 23H00, una hora antes del plazo legal.

El PT denunció la celeridad de la inclusión de la corte para tratar el tema.

"El TSE comete otra violencia judicial contra Lula y el pueblo que quiere elegirlo presidente", afirmó la organización en un comunicado

Cualquiera sea la decisión de este viernes, la parte perdedora podrá presentar recursos, explicó a la AFP el magistrado Henrique Neves, un exmiembro del TSE.

Pueden caber recursos formales ante el propio TSE o cuestionamientos sobre el carácter constitucional del fallo ante la corte suprema, indicó.

Pero el TSE debe decidir también si su fallo entra en vigor en espera del resultado de los recursos.

El exlíder sindical, que al abandonar el poder tenía una popularidad de más del 80%, es identificado por millones de brasileños con años de crecimiento económico y de progreso social.

Su intención de voto no para de crecer, acentuando aún más las incógnitas sobre estos comicios, los más inciertos de las últimas décadas. Una encuesta de Datafolha le atribuyó la semana pasada 39%, 20 puntos más que el ultraderechista Jair Bolsonaro, su más inmediato seguidor. El sondeo indica además que Lula derrotaría cualquier adversario en una segunda vuelta.

Junto con la validez de su candidatura, el TSE podría analizar otros pedidos para impedir que Lula aparezca como candidato en las propagandas televisivas de las presidenciales que empezarán a circular en las emisoras a partir de este sábado.

La cuestión de la liberación eventual de Lula corre por otros canales, y si su candidatura fuese aceptada, podría hacer campaña desde la cárcel.

Eso fue lo que señaló este mes el Comité de Derechos Humanos de la ONU, al exigir a Brasil que "tome todas las medidas necesarias para asegurar que Lulapueda ejercer mientras esté en prisión sus derechos políticos como candidato en la elección presidencial de 2018".


Guerra en Twitter

La sesión del TSE generó una pulseada en la red social Twitter.

"Tuitazo AHORA! Vamos a luchar por la candidatura de @LulaOficial a la Presidencia. Participe del tuitazo con el hashtag #LulaNasUrnasTSE", exhortó la cuenta oficial del Partido de los Trabajadores (PT) para apoyar a su líder encarcelado.

La etiqueta se convirtió en la primera tendencia en Twitter de Brasil y también se coló entre lo más comentado a nivel global.

"Respeten la democracia", "No a la proscripción", "Queremos a Lula en las urnas", fueron algunos de qué pasalos posteos escritos junto a la etiqueta en apoyo al exmandatario (2003-2010).

Pero poco después, el hashtag #LulaInelegivel (Lula inelegible) también comenzó a escalar posiciones y alcanzó el segundo lugar entre lo más tuiteado en Brasil.

Muchos de los usuarios que eligieron esa etiqueta la acompañaron con mensajes de apoyo a Jair Bolsonaro, el candidato ultraderechista que está en segundo lugar, detrás de Lula, en las encuestas para las elecciones del 7 de octubre.