abc Radio


El Chacal enfrenta juicio por ataque a tienda de París en 1974

  • Lunes 13 de marzo de 2017
  • en Mundo

PARÍS.- Carlos "El Chacal", otrora uno de los
criminales más buscados del mundo, volvió a una corte francesa,
acusado de un ataque con una granada contra una tienda de París en
el que murieron dos personas hace más de 40 años.

El venezolano, cuyo nombre real es Ilich Ramírez
Sánchez, ha estado detenido en Francia por 23 años desde que
fuerzas especiales galas lo capturaron en Jartum y fue condenado
previamente a cadena perpetua por mortales ataques llevados a cabo
en las décadas de 1970 y 1980.

En su juicio más reciente, que comenzó el lunes en
París y se extendería hasta finales de mes, el venezolano
enfrenta cargos que incluyen asesinato, por el ataque del 15 de
septiembre de 1974 contra una tienda Publicis en el centro de la
capital francesa, que también dejó 34 heridos. Ramírez niega
haber participado en el atentado.

Ramírez, de 67 años y con cabello blanco, se negó
a dar su nombre en la corte y dijo que tenía 17 años "más unos
50 años". En las décadas de 1970 y 1980, el militante marxista y
apodado el "pistolero de elite" se convirtió en un símbolo del
antiimperialismo de la Guerra Fría y el enemigo número uno de los
gobiernos occidentales.

Ratificó su notoriedad en 1975 con la toma de
ministros de petróleo de la OPEP como rehenes en Viena en nombre
de la lucha palestina y se convirtió en un asesino a sueldo
internacional con protectores soviéticos.

Ramírez fue condenado en 1997 por el asesinato de
dos policías franceses y un informante en 1975 en París y en 2011
por organizar ataques a dos trenes, una estación de tren y una
calle de París que dejaron 11 muertos y unos 150 heridos.

Los investigadores dicen que establecieron vínculos
entre el caso Publicis, Ramírez y una toma de rehenes en la
embajada francesa en La Haya dos días antes por el grupo militante
Ejército Rojo Japonés.

La granada de mano fabricada en Estados Unidos
utilizada en el ataque a la farmacia provino del mismo lote que las
tres granadas usadas en el ataque en La Haya y otra hallada en el
apartamento que Ramírez usaba en París, según los
investigadores.

Hablando con Reuters antes del juicio, el abogado de
Ramírez, Francis Vuillemin, dijo que los cargos contra el
venezolano no tenían ninguna posibilidad de avanzar. Atacó el
testimonio "contradictorio y deshonesto" en el caso y un
procedimiento que, dijo, no respetó la ley.

/cpg