abc Radio


El Papa Francisco recibe al Presidente Palestino Mahmud Abas

  • Sábado 14 de enero de 2017
  • en Mundo

  • Inaugura una embajada palestina en el Vaticano

El papa Francisco recibió este sábado en audiencia privada en
el Vaticano al presidente palestino, Mahmud Abas, que inauguró a
continuación la embajada palestina en la Santa Sede.

La legación palestina se encuentra en un edificio frente al
Vaticano, que ya cuenta con las embajadas de Perú y de Burkina
Faso.

Dirigiéndose brevemente a los periodistas delante del inmueble,
Abas reiteró su oposición al traslado de la embajada
estadounidense en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

"Todavía no podemos decir nada puesto que eso todavía no se ha
producido, pero eso se produjera, no ayudaría al proceso de paz.
Espero que no se produzca", declaró Abas.

El presidente electo estadounidense, Donald Trump, prometió en
campaña electoral que reconocería Jerusalén como capital de
Israel y trasladaría allí la embajada estadounidense, actualmente
en Tel Aviv.

Esto rompería con la política histórica de Estados Unidas,
que coincide con la de la gran mayoría de la comunidad
internacional, para quien el estatus de Jerusalén, que los
palestinos también reivindican como capital de su futuro Estado,
debe fijarse a través de una negociación.

Abas se reunió durante unos veinte minutos con el papa
Francisco.

Entre los regalos que se intercambiaron, Mahmud Abas ofreció al
papa una piedra de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén,
según Greg Burke, director del gabinete de prensa de la Santa
Sede.

Con esta audiencia privada, ya son tres las veces que se
reunieron el papa y Abas tras la visita de 2014 del pontífice a
Israel y a los territorios ocupados y la visita del dirigente
palestino al Vaticano en 2015 con motivo de la canonización de dos
religiosas palestinas.

Las relaciones entre el Vaticano y las autoridades palestinas
entraron en una nueva etapa en 2015 con la firma de un acuerdo, que
condujo a la apertura de la embajada palestina en el Vaticano.

El acuerdo, que se produjo dos años después de que el Vaticano
reconociera Palestina como Estado, provocó ira en Israel, que
tampoco apreció que el papa calificara a Abas como "ángel de paz"
en su encuentro de mayo de 2015.