abc Radio


El PSD cede en Alemania

  • Viernes 24 de noviembre de 2017
  • en Mundo

El líder socialdemócrata Martin Schulz abandonó su intransigencia y aceptó acudir el jueves próximo con la canciller Angela Merkel a entrevistarse con el presidente Walter Steinmeier para negociar una nueva Grosse Koalition con la democracia cristiana que permita salir de la crisis institucional que atraviesa el país desde hace dos meses.

A la reunión en el palacio presidencial de Bellevue asistirá igualmente Horst Seehofer, número uno de la Unión Social Cristiana (CSU), la aliada bávara de la CDU de Merkel.

Desde el fracaso de las negociaciones que mantenía Merkel con el partido liberal FPD y los Verdes, que se rompieron en la madrugada del lunes, la única posibilidad de evitar un regreso a las urnas consistía en reeditar la gran coalición que gobernó el país de 1966 a 1969, entre 2005 y 2009, y luego entre 2013 y 2017.

No fue fácil para Schulz renegar los juramentos y promesas que venía formulando desde las elecciones del 24 de septiembre. Sometido desde hace varios días a una intensa presión dentro de su partido, Schulz cedió ante la mediación del presidente Steinmeier, también socialdemócrata, quien durante cuatro horas apeló a su “patriotismo” y a la “responsabilidad” del PSD para hacerlo cambiar de opinión.

Luego, la dirección del partido debatió durante ocho horas para decidir si abandonaba sus reservas y aceptaba una negociación con Merkel. El partido “no puede comportarse como un niño caprichoso”, sostuvo el ministro de Justicia, Heiko Maas, miembro influyente de la dirección del SPD.

La salida de crisis tampoco será inmediata porque las negociaciones con la alianza CDI-CSU de Merkel serán sin duda largas y difíciles, pues el SPD no está dispuesto a integrar la coalición a cualquier precio, pues está en juego la supervivencia de Schulz como líder del partido. Varios dirigentes cuestionaron su liderazgo durante la agitada reunión del jueves por la noche en la sede del SPD.

Además, Schulz y una corriente importante del partido están dispuestos a participar en el gobierno, pero con un programa que incluya el aumento de los salarios, el abandono de los mini-jobs, la reforma del sistema de seguro de desempleo, viviendas para estudiantes y empleados de bajos recursos, y un rápido abandono del carbón como fuente de energía.

Algunos líderes socialdemócratas insinuaron el paso atrás de ambos líderes. Pero la democracia cristiana hizo saber que “Merkel es intocable”.