abc Radio


En siete meses, van 10 caídos en el equipo de Trump

  • Viernes 28 de julio de 2017
  • en Mundo

WASHINGTON.- Este viernes el polémico Steve Bannon ha terminado su relación con la Casa Blanca. El estratega en jefe de la Casa Blanca que ayudó a Donald Trump a ganar las elecciones ahora formará parte de la basta lista de funcionarios que le han dicho adiós al actual gobierno.

No es la primera vez que sucede un despido por parte del presidente Trump. La situaciones en las que se ha decidido rescindir de los funcionarios ponen a la luz la posibilidad de actuar de esta manera cuando incomodan al Presidente.

El primer ejemplo es la fiscal general Sally Yates, quien fue retirada de sus funciones luego de que ordenara a los abogados del Departamento de Justicia que no defendieran en los tribunales el veto a inmigrantes y refugiados impuesto por Trump.

Yates era una fiscal de la era del expresidente Barack Obama y seguía en el cargo a la espera de que el Senado estadounidense confirmara al nominado de Trump para la Fiscalía General, el senador republicano Jeff Sessions.

El otro caso fue con el despido del fiscal federal para el Distrito Sur de Nueva York Preet Bharara, quien investigaba casos de corrupción y que se había rehusado a dimitir, como el Departamento de Justicia le había solicitado a él y a 45 colegas.

Michael Flynn renunció después de la polémica surgida alrededor de las conversaciones que Trump sostuvo en diciembre con el embajador ruso en Washington, semanas antes de la investidura del nuevo presidente.

En mayo, el presidente de Estados Unidos decidió despedir a James Comey, quien estaba al frente del FBI desde la administración de Barack Obama. El despido de Comey se dio días después que testificó en el Capitolio sobre la investigación del FBI a la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado y a las posibles conexiones entre Rusia y la campaña de Trump.

Mike Dubke, director de comunicaciones del presidente estadounidense Donald Trump, ha renunciado a su cargo, informó un funcionario citado por NBC News. Llevaba menos de tres meses ocupando esta posición.

Sean Spicer decidió irse ante la llegada de Anthony Scaramucci al equipo de comunicación. Spicer, de 45 años, se tornó una figura notoria por el espíritu agresivo con que defendió las decisiones del gobierno. Según la prensa, decidió dar el paso ante el anuncio de que Anthony Scaramucci será el nuevo jefe de comunicaciones de la Casa Blanca.

Apenas el 21 de julio El portavoz del equipo jurídico, Mark Corallo, renunció en medio de reportes de prensa que apuntan a que el grupo de trabajo está siendo reorganizado, mientras continúan las investigaciones sobre la supuesta intromisión de Rusia en las elecciones estadounidenses y una posible colusión con la campaña electoral del mandatario.

El 28 de julio Reince Priebus se unió a la lista de funcionarios de la administración de Donald Trump que, ya sea por renuncia o despido, terminan su relación laborar con la Casa Blanca.

Tres días después, Trump decidió prescindir de los servicios del director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci. Sólo duró 10 días en el cargo.