abc Radio


Exguerrilleros de las FARC vuelven a las armas: The New York Times

  • Miércoles 19 de septiembre de 2018
  • en Mundo

Nueva York.- Cientos de exguerrilleros de las
FARC
se han rearmado como disidentes tras la firma del acuerdo de paz en Colombia, ante la dificultad de volver a la vida civil y por la amenaza de grupos paramilitares, según publica hoy The New York Times.

El diario estadounidense visitó el campamento de una guerrilla disidente escondida en las montañas al norte de Medellín, algunos de cuyos miembros dijeron haberse sentido acorralados por los paramilitares que buscan hacerse con el control abandonado por los rebeldes.

No te pierdas:
Mientras Venezuela muere de hambre, Maduro disfruta banquete de lujo en Turquía


De acuerdo con la organización Insight Crime, citado en el reportaje, hay 2.800 guerrilleros disidentes de las
FARC
, lo que representa el 40 % de todos los milicianos que tenía el grupo antes de los acuerdos.

Uno de los entrevistados, alias "Poeta", relató que tras cumplir condena en la cárcel se asentó en la ciudad de Ituago como líder de grupos de activismo civil, pero tras el acuerdo de paz y la retirada de las fuerzas de la guerrilla, recibió la amenaza del Clan del Golfo.

Grupos paramilitares como ese, la organización criminal más grande del país, han asesinado a activistas sociales y exguerrilleros en otras partes del país, apunta el NYT, por lo que algunos han decidido revivir sus unidades de las
FARC
, aunque sin la estructura central de comando, y mucho más "pobres".

Antiguos líderes de las fuerzas han instado a sus compañeros a no volver a las montañas, pero algunos, como Julián Gallo Cubillos, excomandante antes conocido como Carlos Antonio Lozada, dicen comprender que regresen por los peligros que enfrentan como civiles.

Te recomendamos:
Hallan 12 bebés muertos dentro de cajas de cartón en un hospital de Kenia


El diario apunta que las metas de la disidencia ya no pasan por derrocar al Gobierno ni luchar contra la policía provincial, sino que pretenden defender a los poblados de los grupos armados, una misión que parece difícil por su carácter itinerante.

Asimismo, advierte de las alianzas que se están formando en las montañas, ya que con el objetivo de protegerse mutuamente, los disidentes están trabajando con grupos criminales como Frente Virgilio Peralta Arenas, en el pasado rival de las
FARC
y acusado por las autoridades de masacrar a civiles y de narcotráfico.

Así, el NYT sugiere en el reportaje que en el futuro, los exguerrilleros podrían parecerse "más a un grupo de delincuencia organizada que al Ejército de marxismo revolucionario que establecieron en los años sesenta".