abc Radio


GB emprenderá espiral contra el yihadismo: Theresa May

  • Martes 6 de junio de 2017
  • en Mundo

ARÍS, Francia.- Gran Bretaña se prepara a entrar en una fase difícil de la historia, como sugiere el mensaje de tono marcial que pronunció ayer la primera ministra Theresa May frente a la puerta del número 10 de Downing Street.

Para combatir la “nueva forma de amenaza” que representa el terrorismo islámico, May estimó que su país había llegado demasiado lejos “en la tolerancia del extremismo” y que es hora de “actuar más enérgicamente” para “erradicar” a los terroristas del “espacio público y de la
sociedad”.

Para alcanzar ese objetivo, Gran Bretaña reforzará su estrategia para que las fuerzas del orden y los servicios de seguridad tengan “todos los poderes que necesitan”. Además, Theresa May declaró estar decidida a “aumentar la duración de las penas privativas de libertad para las infracciones vinculadas al terrorismo, incluso las contravenciones menores”.

“Es el momento de decir ¡basta!”, insistió.

Consciente de los riesgos que implica ese cambio de estrategia, May se esforzó en aclarar que la sociedad británica “debe seguir funcionando de acuerdo con nuestros valores, pero cuando se trata de enfrentar el extremismo y el terrorismo, las cosas tienen que cambiar”. Esa aclaración presagia un posible recurso a una política de “mano dura”.  A los militares y los servicios de inteligencia británicos no les tiembla el pulso, a veces, cuando deben recurrir a todos los medios posibles para luchar contra el terrorismo, como demostraron durante el casi medio siglo que se prolongaron los disturbios de Ulster (Irlanda del Norte).

La enérgica respuesta de May se explica por la creciente ansiedad de la opinión pública después de tres ataques terroristas en menos de un mes. Frente a ese balance inquietante, los cinco atentados desarticulados por los servicios de inteligencia en el mismo periodo no alcanzan a apaciguar los nervios y la impaciencia de la sociedad.

A cuatro días de las elecciones legislativas del jueves próximo, en las que se juega su permanencia en el poder y su futuro político, May debía mostrar que tiene los mismos atributos que los hombres, como dijo por televisión. En el contexto actual, sin embargo, algunos sectores reclaman gestos más viriles. En un comentario en el diario conservador Daily Mail, la columnista Katie Hopkins utilizó la misma fórmula que la primera ministra para exigirle tomar medidas radicales: “Si realmente tiene balls (pelotas), como dice, lo que realmente debe hacer es encerrar mañana a los tres mil sospechosos de terrorismo”.

Ese postulado presagia horas aciagas. Incluso si Theresa May pierde el poder, su sucesor -el laborista Jeremy Corbyn- tendrá dificultades para salir de esa tenaza de hierro. Es evidente que, después del atentado del sábado, la lucha contra el yihadismo en Gran Bretaña entró en una espiral de imprevisibles consecuencias.