abc Radio


Gobierno de Trump apela sentencia sobre ingreso de refugiados y musulmanes

  • Sábado 4 de febrero de 2017
  • en Mundo

El Departamento de Justicia apeló ante una Corte la sentencia de un juez federal que bloquea temporalmente la orden del presidente Donald Trump sobre el veto migratorio que suspendía el ingreso de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes.

Al gobierno de Estados Unidos hoy no le quedó más que restaurar hoy miles de visados para ciudadanos de de mayoría musulmana después de que el juez James Robart suspendiera la polémica ley de Trump, quien ya prometió que peleará en los tribunales para restaurar esa medida “legal y apropiada”.

Mientras, las aerolíneas aceptaban de nuevo a los ciudadanos cuya entrada en EU había estado prohibida desde el pasado 27 de enero.

La orden de Trump suspendía durante 120 días el programa de acogida de refugiados de Estados Unidos -o indefinidamente, en el caso de los refugiados sirios- y detenía durante 90 días la emisión de visados para ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen.

La decisión emitida ayer por el juez Robart en un tribunal de Seattle (estado de Washington) bloqueó la orden con efecto inmediato sobre todo el país, lo que ha obligado al Gobierno a cambiar sus protocolos.

El Departamento de Estado confirmó que devolvió la validez a los visados que había revocado provisionalmente para cumplir con la orden presidencial y que, según sus propios datos, habían dejado sin documento migratorio a casi 60 mil personas provenientes de los siete países afectados por el veto.

No está claro a cuántos de los 60 mil extranjeros se les canceló físicamente el visado y no podrán, por tanto, utilizarlo para viajar a Estados Unidos, pero al resto sí se les permitirá embarcar con destino al país norteamericano.

Juez James Robart justifica su fallo

El juez Robart, nominado por el expresidente republicano George W. Bush (2001-2009), justificó su fallo al asegurar que las “circunstancias presentadas” ante él requerían una “intervención para cumplir con el papel constitucional” de la rama judicial, una de las tres que componen el Gobierno.

Su decisión, no obstante, augura una larga batalla en las cortes que probablemente llegará hasta el Tribunal Supremo, dado que el fallo solo rige hasta que Robart tome una decisión definitiva sobre la legalidad de la orden presidencial o hasta que una instancia judicial superior decida levantarla.

La decisión de Robart respondió a una demanda de dos estados de EU, los de Washington y Minesota, que argumentaron que el decreto de Trump era anticonstitucional porque provocaba discriminación contra una religión, la musulmana, algo prohibido en la Primera Enmienda de la Carta Magna.

No obstante, Trump se cuidó de no mencionar la religión musulmana en su orden ejecutiva, y ese factor, unido a la amplia autoridad que el sistema legal estadounidense concede al presidente para regular la política migratoria, podría contar a favor del mandatario en la batalla judicial.

||Con información de AP y EFE||

/parg