abc Radio


Gobierno rumano rechaza dimitir tras revocar decreto de corrupción

  • Lunes 6 de febrero de 2017
  • en Mundo

Bucarest.- El Gobierno socialdemócrata de Rumanía rechazó
hoy las demandas de dimisión después de que las mayores protestas
desde la caída del comunismo en 1989 le obligaran a revocar un
controvertido decreto que despenalizaba ciertos delitos de
corrupción.
El Gobierno no tiene por qué
dimitir. Ha sido elegido legítimamente y tiene que continuar
gobernando", dijo ante la prensa el líder del Partido
Socialdemócrata (PSD), Liviu Dragnea.


El PSD obtuvo el 45 % de los votos en las elecciones legislativas
de diciembre y lleva apenas un mes en el poder. Además de la
presión de la calle, el Ejecutivo afronta ahora una moción de
censura que presentó hoy la oposición de centroderecha y que no
tiene opciones de prosperar debido a la mayoría absoluta con la
que cuenta en el Parlamento la coalición gubernamental entre
socialdemócratas y liberales.

También puedes leer: 

Protestan rumanos contra Gobierno pese a retirada del decreto

"Hasta el momento, nadie ha asumido el error de promover este
decreto", dijo a los periodistas Silviu Dehelan, diputado de la
Unión Salvar Rumanía (USR), una de las tres formaciones que
impulsó el voto de censura.

Para calmar la tensión, el primer ministro, Sorin Grindeanu,
así como Dragnea, hablan abiertamente sobre una posible
destitución del ministro de Justicia, Florin Iordache, a quién se
responsabiliza de la redacción del decreto.

rumania-protestas-3

"Que pasen estos dos días en los que debatiremos el presupuesto
y la moción de censura. Es normal que esté el ministro. Luego, el
miércoles o el jueves, tomaré una decisión", avanzó
Grindeanu.

Rumanía ha vivido en la última semana las mayores
protestas desde la llegada de la democracia

y anoche
salieron a las calles medio millón de personas, de las que 300.000
se manifestaron en Bucarest.

Muchos de los congregados lanzaron consignas contra el ejecutivo
y pedían su dimisión al grito de "ladrones" y "traidores".

La concentración de hoy frente a la sede del Gobierno en
Bucarest es la menor de la última semana, en parte debido a que el
Ejecutivo ha retirado la normativa y al cansancio de los
manifestantes.

No obstante, algunos ciudadanos -unas 5.000 personas a primera
hora de la noche- han vuelto a protestar y muchos de ellos piden la
dimisión del ministro de Justicia, con gritos como "Abajo
Iordache".

"El tremendo ruido de la manifestación del domingo es una forma
de expresar que los estamos vigilando y que no nos calláremos",
aseguró a Efe Cristina Gruia, una abogada de 31 años.

rumania-protestas-2
Hemos ganado la primera batalla, pero la guerra
continúa", prosiguió Gruia.

"Aún no entienden que
queremos un Parlamento limpio de condenados", dijo a Efe Costi
Rosca, aunque reconoce que el Gobierno tiene toda el derecho a
continuar en el poder.

El presidente, Klaus Iohannis
, que se ha
mostrado muy crítico con el decreto,
pronunciará mañana
un discurso en el Parlamento

para advertir de los
peligros de modificar el código penal para suavizar los
castigos por corrupción.

Iohannis es un político de centroderecha crítico con el
Gobierno socialdemócrata y llegó a rechazar en diciembre a la
primera candidata del PSD para ser jefa del Ejecutivo. Mientras que
la protesta ante al sede del Gobierno se reduce, crece otra frente
a la presidencia -donde se concentran unas 1.500 personas- para
mostrar su apoyo al Ejecutivo al grito de "respetad el voto de los
rumanos".

rumania-protestas-4

El martes pasado el Gobierno aprobó por sorpresa y con
un procedimiento urgente un decreto ley que despenalizaba los casos
de corrupción

si causaban pérdidas al Estado por debajo
de 44.000 euros.

Esta modificación penal iba a acompañada de un indulto a 2.700
presos por delitos menores, también por corrupción, y que el
Ejecutivo justificó por la necesidad de vaciar las abarrotadas
cárceles rumanas.

Uno de los beneficiados de la polémica medida habría sido el
líder socialdemócrata, Liviu Dragnea, que no hubiera respondido
ante un tribunal por un caso de corrupción con un perjuicio para
el Estado valorado en 24.000 euros.

La Fiscalía Anticorrupción ha logrado encarcelar desde 2010 a
más de 3.000 políticos y funcionarios -entre ellos incluso
ministros y un ex primer ministro del PSD, Adrian Nastase- lo que
le ha valido los elogios de la Comisión Europea.