abc Radio


Hollande recorta privilegios de los expresidentes franceses

  • Viernes 16 de febrero de 2018
  • en Mundo

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).– El presidente François
Hollande decidió recortar los privilegios y asignaciones que
reciben los mandatarios de Francia cuando dejan el poder.

El decreto firmado por Hollande, publicado ayer en el Boletín
Oficial, determina que cinco años después de abandonar el Palacio
del Elíseo la cantidad de colaboradores permanentes pasará de
siete a tres, mientras que el equipo de Seguridad, por su parte,
quedará reducido de dos a uno.

También se eliminan los dos empleados domésticos, el
automóvil oficial y los dos choferes que tenían asignados, así
como la posibilidad de viajar en forma gratuita en primera clase de
las empresas estatales de aviación y ferrocarril.

El Estado solo asumirá los gastos de recepción y
desplazamiento de los expresidentes, como hasta ahora, cuando se
trate de actividades vinculadas a su condición de antiguos jefes
de Estado.

Los exmandatarios conservarán, en cambio, un alojamiento pagado
por el Estado y la dotación económica de la función que desde
1955 es de 65 mil euros brutos al año. La reforma comenzará a
aplicarse a partir de ahora. Es decir que los tres expresidentes
que permanecen vivos  -Valéry Giscard d’Estaing, Jacques Chirac
y Nicolas Sarkozy-, que le cuestan al país 10.3 millones de euros
anuales, podrán conservar excepcionalmente todos sus privilegios
actuales hasta 2021.

En cambio, para Hollande y sus sucesores en el poder esa
disposición se aplicará apenas salgan del Elíseo.

Esa medida, que François Hollande había prometido en su
campaña electoral en 2012, traduce las recomendaciones formuladas
en forma conjunta por Didier Migaud y Jean-Marc Sauvé, presidentes
del Tribunal de Cuentas y del Consejo de Estado. Ese informe de 20
páginas fue entregado al Presidente en 2014 y sufrió una primera
actualización en 2015. El documento preconizaba revisar algunas de
las ventajas atribuidas a los exmandatarios con el triple objetivo
de “modernización”, “transparencia” y “reducir el gasto
público”.

Hollande aceleró su decisión después que el prestigioso sitio
informativo “Mediapart” reveló parte del explosivo informe
Migaud-Sauvé.