abc Radio


Intento de fuga masiva de un penal en Brasil deja al menos 21 muertos

  • Martes 10 de abril de 2018
  • en Mundo

Al menos
21 personas fallecieron
, entre ellas un vigilante penitenciario, en un
intento de fuga masiva
en una prisión de la ciudad amazónica de
Belém
, en el norte de
Brasil
, por el "
intenso intercambio de tiros
" con los agentes, informaron este martes autoridades.

Los hechos ocurrieron a inicios de la tarde en el complejo de prisiones de
Santa Izabel
, cuando el grupo de
internos trataba de huir
con
apoyo de hombres "fuertemente armados"
en las afueras del centro, precisó la Secretaría de Seguridad del estado de Pará en un comunicado.

"En ese intento de rescate
fueron usados explosivos contra uno de los muros
" de un pabellón, aseguró la dependencia.

Fue en ese momento cuando se desató "un intenso intercambio de tiros entre el equipo que realizaba el
intento de rescate en apoyo externo
, parte de los custodiados y el equipo del Batallón Penitenciario".

undefined

Además del agente fallecido, "
está confirmada la muerte de otras 20 personas, entre presos e integrantes del grupo criminal
de rescate" que aún deben ser identificados, precisó la secretaría.

La dependencia, que asegura que
los presos también estaban armados
, informó que un
equipo táctico
especial de la Policía Militar fue enviado a reforzar la seguridad del complejo sin que se pueda determinar aún si hay internos fugados.

Otros cinco
agentes de seguridad resultaron heridos
, uno de ellos en estado grave.

Imágenes de televisión muestran escenas espeluznantes
, donde se ven varios cuerpos tendidos en el césped que rodea al presidio, en la zona metropolitana de Belém.

undefined

Hasta el momento fueron decomisados dos fusiles, tres pistolas y dos revólveres a los criminales que estaban fuera del centro penitenciario.

Las autoridades ya iniciaron las investigaciones para determinar los grupos criminales que participaron en este episodio.

Los hechos ocurren después de que 12 personas fueran asesinadas el lunes
en menos de cinco horas en la violenta Belém, poco después del asesinato de un policía militar.