abc Radio


Las escapadas de Trump a “Mar-a-Lago” cuestan 20 millones de dólares

  • Lunes 17 de abril de 2017
  • en Mundo

Las frecuentes escapadas del presidente de EU, Donald Trump, a su lujoso complejo Mar-a-Lago en Florida y a otras de sus propiedades han despertado críticas tanto éticas como económicas por su coste para las arcas públicas.

Con este, Trump ha pasado siete de sus 13 primeros fines de semana como presidente en la residencia que tiene en su ostentoso club privado Mar-a-Lago de Palm Beach, Florida.

De acuerdo con las estimaciones de varios medios, entre ellos la cadena NBC, a día de hoy Trump ha pasado el 28 por ciento de su tiempo como presidente en Mar-a-Lago o viajando a allí.

Además, Trump ha recibido ya a dos líderes internacionales -los mandatarios de China y Japón- en su mansión de Florida, a la que primero llamó la “Casa Blanca de invierno” y ahora, con la primavera instalada en el hemisferio norte, denomina “la Casa Blanca del sur”.

Sus frecuentes viajes a Mar-a-Lago costaron más de 20 millones de dólares en sus primeros 80 días como presidente, según cálculos de CNN, un ritmo que, de mantenerse, haría que las facturas de viajes de su primer año en la Casa Blanca superaran el total de lo que gastó Obama en sus ocho años de mandato.


Un muro de disparates


  • Cumplido el plazo para la entrega de proyectos, la valla fronteriza con México convoca ideas de todo calibre

CHICAGO, EU. (EFE).- Cumplido el plazo para la entrega de propuestas de cara a la construcción del muro en la frontera con México, el presidente de EU, Donald Trump, ya examina las primeras ideas presentadas.

Y los proyectos son variopintos. Van desde construcciones tradicionales, similares a la muralla china, a concepciones basadas en dos mil millas de paneles solares, un foso con desechos radioactivos y hasta una pared de hielo, inspirada en la popular serie de televisión “Juego de Tronos”.

En una vertiente más amigable, una arquitecta venezolana ha propuesto un “anti-muro” y el aprovechamiento del espacio común entre los dos países para brindar oportunidades de desarrollo que amortigüen la migración indocumentada desde México.

Victoria Benatar, radicada en Nueva York y responsable del proyecto, señaló que la frontera no debe ser una “línea virtual o tierra de nadie”, o una franja de tensiones intermitentes entre los dos países, sino un “espacio binacional” con recursos compartidos.

Foto: AP

Foto: AP

Igualmente, un grupo de arquitectos mexicanos y estadunidenses propone el proyecto “Otra nación: la última frontera”, el cual en lugar de un muro sugiere construir “el corredor de transporte más rápido y sustentable” del mundo.

A partir de San Diego/Tijuana, un tren eléctrico y futurístico recorrería vías elevadas sobre una franja de territorio autogestionado, donde ciudadanos de los dos países podrían vivir en libertad y armonía, de acuerdo a los planteamientos de esta idea.

Trump declaró recientemente que ya vio por lo menos diez diseños, sin dar detalles sobre ellos, y aseguró que se ha involucrado personalmente en la concreción de una de sus principales promesas de campaña, para la cual tomará “una decisión muy pronto”.

La idea, plantea dudas logísticas debido a las dimensiones de la obra así como por el coste, que podría triplicar el presupuesto inicial de 12 mil millones de dólares que estimó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Para construir el “gran muro” prometido por Trump, la empresa Crisis Resolution Security Services, de Clarence (Illinois), se inspiró en la gran muralla china y propuso una doble pared de cemento de 26 pies de altura, con un terraplén en el medio.

Sobre la pared se construiría una senda peatonal que podría ser transitada por turistas, a pie o en bicicleta, y también, por supuesto, por guardias de la Patrulla Fronteriza.

Thomas E. Gleason, de la empresa Gleason Partners de Las Vegas, Nevada, dijo que el muro debe ser modular y fácil de construir, y propuso además que las partes sean cubiertas por paneles solares que aprovecharían las temperaturas de las vastas extensiones desérticas.