abc Radio


Lewinsky habla del escándalo sexual: Clinton abusó de su poder para aprovecharse de mí

  • Lunes 26 de febrero de 2018
  • en Mundo

La expasante de la Casa Blanca Monica Lewinsky dijo que s
u relación con el expresidente Bill Clinton fue un "flagrante abuso de poder",
después de haber reflexionado sobre ello a través del "nuevo prisma" del movimiento
#MeToo.

En un escrito publicado en Vanity Fair
,
Lewinsky
, de 44 años, también
relató un encuentro casual con Ken Starr,
el fiscal especial que
cuya investigación reveló la relación sexual con Clinton
y su posterior juicio político, 20 años después.

Pese a la desigual relación de poder entre ambos, lo que según la exbecaria
facilitó que Clinton "se aprovechara" de su subordinada,
Lewinsky
se muestra tajante
al afirmar que se trató de "una relación consensuada".

undefined

Fue todo lo que vino después lo que, según ella, l
e hizo sentir el peso del poder: el escándalo mediático, las mentiras de Clinton ante el Congreso que provocaron una investigación que acaparó portadas a finales de los años noventa,
el perdón público de la entonces primera dama, Hillary Clinton.

"Cualquier 'abuso' vino después, cuando se me convirtió en un chivo expiatorio con el propósito de proteger su posición de poder",
valora
Lewinsky
a sus 44 años de edad.

Lewinsky abraza al #MeToo

La expasante aseguró que se ha fortalecido con el movimiento #MeToo,
que ha revelado
abusos sexuales por hombres poderosos
en el mundo del espectáculo, la política y los medios de comunicación.

Lewinsky informó de que recientemente había recibido un mensaje de "una de las mujeres valientes que lidera el movimiento #MeToo", en el que le dijo:
"Siento tanto que estuvieras tan sola".



Esas siete palabras me deshicieron, escribió Lewinsky. Me sentaron de una manera que me sacudieron y me hicieron llorar
Mónica Lewinsky tras muestras de apoyo del movimiento #MeToo

"Que
cometí errores,
todos podemos estar de acuerdo", dijo. "Pero
nadar en ese mar de soledad fue aterrador".

Hay "
muchas más mujeres y hombres cuyas voces e historias deben ser escuchadas antes que las mías"
, afirmó Lewinsky.

"Incluso hay algunas personas que sienten que mis experiencias en la Casa Blanca no tienen un lugar en este movimiento, ya que
lo que sucedió entre Bill Clinton y yo no fue una agresión sexual,
aunque ahora reconocemos que
constituyó un grave abuso de poder"
, dijo.