abc Radio


Mark Rutte derrota a la extrema derecha holandesa

  • Jueves 16 de marzo de 2017
  • en Mundo

Holanda se pronunció ayer contra el extremismo populista, la
xenofobia y la intolerancia. Gracias a una masiva participación en
las urnas, que fue superior a todas las previsiones, el actual
primer ministro Mark Rutte, del Partido Liberal y Demócrata (VDD),
ganó ampliamente la elección parlamentaria y se aseguró al menos
31 escaños, lo que le permitirá formar un Gobierno de
coalición.

Esos resultados, según las primeras estimaciones de los
institutos de sondeo, significan una clara derrota para el
candidato del Partido por la Libertad (PVV) de extrema derecha,
Geert Wilders, que quedó relegado al segundo puesto con 19 bancas
al igual que los democristianos (CDA) y los liberales de izquierda
y europeístas (D66).

A pesar de ese segundo puesto, Wilders obtuvo el mejor resultado
de su historia con cuatro escaños más que en las elecciones de
2012. Con todo, el líder de la extrema derecha obtuvo menos votos
y menos bancas de las que preveían las encuestas.

El VDD de Mark Rutte, en cambio, salió fortalecido de las urnas
porque sigue siendo el primer partido del reino, a pesar de que
perdió 10 escaños con relación a la última consulta.

El gran triunfador de estas elecciones sería el partido
ecologista Groen Links, que totalizará 16 escaños, lo que
significa un ascenso de 12 bancas. Otro ganador sería el partido
democristiano CDA, que obtendría 19 escaños, seis más que la
actual representación. También en franco progreso, D66 obtendría
19 escaños, siete más que en los últimos comicios.

El principal perdedor, en cambio, sería el Partido del Trabajo
(PVDA), de tendencia socialdemócrata, que sufriría una fuerte
sangría: de los 38 diputados actuales, bajaría a solo nueve.

El Partido Socialista, por su parte, conservará 13 de los 14
diputados que tenía en el Parlamento.

Sobre la base de esos resultados, una proyección del instituto
Ipsos prevé que el futuro Parlamento de 150 escaños tendrá una
composición muy fragmentada y, por lo tanto serán necesarios por
lo menos cuatro partidos para poder formar Gobierno. Pero eso no
supondrá un problema insoluble para el actual primer ministro Mark
Rutte. Todas las fuerzas políticas, tanto de derechas como
izquierdas, ya han dicho que no tienen ninguna intención de pactar
con Wilders.

La derrota de Wilders es probablemente el resultado de una
masiva movilización de los holandeses, que hasta última hora
realizaron largas colas para votar. Si bien los colegios
electorales debían cerrar a las 21.00 hora local, algunos centros,
tanto en Ámsterdam como en Rotterdam siguieron funcionando hasta
las 23 horas para permitir que todos pudieran sufragar.

El pronunciamiento en Holanda aporta el primer indicador sobre
la actitud del electorado frente al ascenso del populismo en
Europa.

Sobre un total de 12.9 millones inscritos, la participación en
estas elecciones fue la más alta de los últimos 31 años, con 82
por ciento de asistencia a las urnas. Esa cifra representa una tasa
récord con respecto a los últimos comicios.