abc Radio


Merkel, en busca de una coalición leal y audaz

  • Sábado 16 de septiembre de 2017
  • en Mundo

A una semana de las elecciones legislativas del 24 de septiembre, Ángela Merkel tiene asegurada una victoria que le permitirá seguir gobernando Alemania en los próximos cuatro años. La única duda que subsiste es qué tipo de coalición deberá formar para conservar la mayoría del Bundestag (Parlamento).

Resolver esa cuestión será vital para la canciller, que aspira a utilizar su cuarto periodo -que será probablemente el último- para realizar una profunda transformación del país y dejar una herencia imborrable de su paso por el poder.

Si el resultado confirma las tendencias insinuadas por las últimas encuestas (ver recuadro), Merkel no logrará el control de la Cámara de Diputados y deberá recurrir a una alianza para mantenerse en el poder. En ese contexto, solo tiene dos alternativas posibles.

La primera consistiría en repetir la grosse Koalition (gran coalición) que mantiene con el SPD desde que accedió al poder en 2005. Entre ambos partidos podrían controlar 63% de los 630 escaños del Parlamento, es decir unos 397. El principal problema reside en que, después de 12 años de matrimonio forzado, la canciller aspira a contar con un margen de maniobra más importante del que tenía hasta ahora y a obtener mayor libertad para aplicar una política más coherente con su ideología liberal.

Otra contrariedad consiste en que parte de la opinión pública comienza a interpretar ese reparto del poder como anti-democrático.

También cree que Merkel y Schulz evitaron deliberadamente evocar temas conflictivos durante la campaña, e incluso en el único debate por televisión, para no hipotecar la eventualidad de una nueva coalición, explica Peter Lösche, profesor de ciencias políticas en la universidad de Göttingen y especialista del SPD.

Algunos politólogos suelen comparar el sistema imperante en Alemania desde 2005 a la gran coalición formada en Austria desde hace décadas por el Partido Conservador (centro derecha) y la socialdemocracia (centro izquierda) que terminó por bloquear el sistema y favorecer el ascenso del Partido Liberal (FPÖ) de extrema derecha.

Para Merkel, la variante para escapar a ese dilema sería formar una coalición de la coalición cristiana CDU-CSU con los liberales del FDP y los Verdes, que podría controlar 57% de escaños en el Bundestag (359). En ese caso, por primera vez sería posible integrar una Jamaika Koalition, así llamada porque el color de los componentes recuerda la bandera jamaiquina: el negro que identifica a la democracia cristiana, el amarillo a los liberales y el verde a los ecologistas.

Un pacto de esa naturaleza no parece contra natura porque funciona sin grandes sobresaltos desde las elecciones regionales de junio pasado en el “laboratorio” de Schleswig-Holstein. En cambio, si Merkel acude a esa solución después del próximo domingo, sería una novedad a nivel federal.

En el estado actual de la opinión pública, no existe ninguna otra fórmula posible capaz de asegurar una alianza de gobierno estable. OEM-Informex