abc Radio


Nuevo escándalo vuelve a poner en peligro candidatura de Fillon

  • Miércoles 8 de marzo de 2017
  • en Mundo

PARÍS, Francia (OEM-Informex).- Apenas salido del pantano, el candidato de la derecha conservadora, François Fillon, se hundió en otra ciénaga al revelarse que recibió un préstamo de 50 mil euros sin intereses que no declaró a los impuestos.

Esa información, publicada por el semanario satírico-político Le Canard Enchaîné que saldrá a la venta hoy, cayó como una bomba en el partido de derecha Los Republicanos (LR) cuando apenas comenzaba a salir de la crisis originado por el intento de putsch destinado a reemplazar a Fillon como candidato presidencial.

El préstamo fue acordado por Marc Ladreit de Lacharrière en 2013, en la época en que Fillon era diputado. Esa operación presenta aspectos controvertibles porque se trata de un poderoso empresario, propietario de la agencia de notación Fitch, que en 2010 fue condecorado por Fillon con la codiciada orden de gran cruz de la Legión de Honor. El hombre de negocios, que posee una fortuna estimada en tres mil millones de dólares, también es propietario de la revista literaria La Revue des Deux Mondes (La Revista de Dos Mundos), en la que la mujer de Fillon, Penélope, fue contratada como colaboradora con un salario de cinco mil euros mensuales. Los policías que investigan los supuestos trabajos ficticios de Penélope Fillon aseguran que durante los dos años que laboró en esa publicación publicó solo dos artículos.

Ese escándalo, junto con las dudas que existen acerca de su actividad real como asistente parlamentaria de su marido, fueron el detonante de la ofensiva lanzada por los adversarios de François Fillon para obligarlo a abandonar su candidatura antes de que sea inculpado el 15 de marzo por malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y ocultación de actividades paralelas a sus funciones parlamentarias.

Después de una homérica batalla interna que duró cinco días, Fillon logró resistir la ofensiva de sus adversarios y ayer mismo retomó su campaña para la elección presidencial del 23 de abril y 7 de mayo. Pero esa crisis abrió profundas heridas entre las corrientes del partido LR que lideran Fillon, el expresidente Nicolas Sarkozy y el exprimer ministro Alain Juppé.

La mayoría de los “juppeístas” rehúsan reintegrarse a la campaña y hasta se habla de un posible éxodo masivo de diputados y dirigentes de ese grupo hacia el partido del candidato social-liberal Emmanuel Macron.

Esas divisiones penalizan las perspectivas electorales del candidato.

Un sondeo, difundido por el instituto Opinonway, le acuerda 25 por ciento de intenciones de voto a Macron, a un punto detrás de Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional (FN) de extrema derecha, mientras que Fillon permanece en tercera posición con 20% de los sufragios. Otras encuestas conocidas en las últimas 48 horas le atribuían 17%.

Si esas proyecciones se confirman, Macron quedaría en puertas del poder, pues las encuestas para la segunda vuelta le atribuyen por lo menos de 60 por ciento de intenciones votos frente a Marine Le Pen.