abc Radio


Papa Francisco pide en Lituania acoger diversidad de otros como una riqueza

  • Sábado 22 de septiembre de 2018
  • en Mundo

Vilna.- El
papa
Francisco
pidió hoy "que la diversidad de los otros sea vista como un regalo y una riqueza" en un discurso en el Santuario Mater Misericordiae de Vilna, en su primer día de visita a Lituania, primera etapa de su gira por los países bálticos.

Francisco
visitó este santuario de la capital lituana, de gran devoción entre los católicos, que suponen un 80 % en el país, y que se encuentra en una de las puertas de la muralla que accedían a la ciudad, donde se colocó una imagen de la Virgen de la Misericordia, una de las llamadas vírgenes negras, que resistió a varios conflictos.

"Estamos frente a la Puerta de la Aurora, lo que queda del muro protector de esta ciudad que servía para defenderse de cualquier peligro y provocación, y que en 1799 el ejército invasor destruyó en su totalidad, dejando solo esta puerta: ya entonces estaba allí la imagen de la 'Virgen de la Misericordia', la Santa Madre de Dios que siempre está dispuesta a socorrernos, a salir en nuestro auxilio", comenzó el
papa
su discurso.

Tras comentar que ahora, gracias a las buenas vías de comunicación, a este santuario pueden llegar lituanos, polacos, bielorrusos y rusos; católicos y ortodoxos, el
papa
subrayó que "a esta facilidad para movernos de un lugar a otro" debería sumarse "la facilidad para establecer puntos de encuentro y solidaridad entre todos".

Te recomendamos:
Bono de U2 y el Papa discuten crisis de abusos sexuales en Irlanda


"Para salir de nosotros mismos y darnos a los demás, acogiendo a su vez la presencia y la diversidad de los otros como un regalo y una riqueza en nuestras vidas", pidió.

Francisco
instó a los fieles a "abrirse a los demás" porque "cuando nos encerramos dentro de nosotros mismos por miedo a los demás, cuando construimos muros y barricadas, terminamos privándonos de la Buena Noticia de Jesús que conlleva la historia y la vida de los demás".

Al terminar la visita, el pontífice pidió a la Virgen que ayude "a construir una patria que sabe acoger a todos, una patria que elige construir puentes y no muros, que prefiere la misericordia y no el juicio".

Después,
Francisco
rezó un rosario con niños huérfanos y las familias que les han adoptado.

En ese acto estuvo acompañado por la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, pero también por el metropolita ortodoxo del país.