abc Radio

Piñera propone acuerdo político, pero toque de queda se extiende en Chile

  • Tania Aviles
  • Martes 22 de octubre de 2019
  • en Mundo

SANTIAGO. La protesta pacífica de los chilenos en reclamo de una sociedad más equitativa superó por primera vez a las manifestaciones violentas, que hasta ahora protagonizaban un estallido social sin precedentes que aún mantiene a casi todo el país en estado de emergencia.

Con cacerolas y cazos en las manos y con una consigna clara: “sin violencia”, miles de chilenos lograron que su manifestación pacífica de descontento por una sociedad “sin abusos” se escuchara por encima de los episodios de violencia, aún existentes pero mucho más puntuales y esporádicos que en las pasadas jornadas.

“El pueblo ha despertado”, se leía en alguna pancarta en una de las muchas concentraciones de la capital.

El toque de queda decretado de nuevo por el Ejército a partir de las ocho de la tarde en varias ciudades del país, lejos de ahuyentar a las personas, fue motivo de celebración, con los manifestantes voceando la cuenta atrás hasta la hora del comienzo de esta medida.

El mismo gesto de desafío al toque de queda y la autoridad militar se repitió en distintos puntos de Santiago y sólo el agua lanzada por los carabineros o el propio paso del tiempo logró despejar las concentraciones.

La jornada no fue del todo ajena al vandalismo ni estuvo falta de tensión. De nuevo hubo barricadas, enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, desperfectos del mobiliario público y saqueos, en mitad de las marchas y también durante el toque de queda, pero en menor cantidad que en las jornadas anteriores.

La violencia esta jornada fue más visible, en algunos casos incluso desde muy temprano, en otras ciudades, como Valparaíso, Antofagasta, Temuco o Concepción, en este último caso con incendios de grandes proporciones.

El estallido social ha dejado 11 muertos y cientos de heridos desde la semana pasada, informaron autoridades.

El ministro de Salud, Jaime Máñalich, informó que hay 239 civiles heridos, ocho de ellos en riesgo vital. El titular de la cartera de Interior, Andrés Chadwick, dijo que 50 policías y soldados también resultaron heridos, en tanto la Fiscalia dio cuenta de 2 mil 151 detenidos en todo Chile.