abc Radio


Policía de Nueva York se distancia de llamado de Trump sobre pandillas

  • Sábado 29 de julio de 2017
  • en Mundo

La policía de Suffolk, un condado de los suburbios de la ciudad de Nueva York, se distanció de un llamado que hizo el presidente estadounidense Donald Trump para que sus oficiales traten con brutalidad a los sospechosos de pertenecer a pandillas criminales.

En un discurso ofrecido el viernes pasado a la policía de Suffolk, un condado donde los homicidios recientes han sido atribuidos a la actividad de la pandilla MS-13, Trump sugirió que los oficiales que evitaban que los sospechosos se lastimaran durante sus arrestos estaban siendo “demasiado amables”.

También lee: Hijo de Felipe Calderón, apunto de ser arrestado por rijoso en Quintana Roo

Tras calificar a los pandilleros del MS-13 como “animales”, el presidente expresó además que no era lógico proteger a los arrestados para que no se golpearan la cabeza al ser ingresados a la patrulla, luego de que éstos hubieran cometido un asesinato. Añadió: “pueden arrancarles la mano, ¿está bien?”

Los policías presentes durante el discurso, de acuerdo con el video del evento, reaccionaron con risas y aplausos a los comentarios de Trump. La postura oficial, sin embargo, se distanció de los comentarios de un presidente que ha prometido representar “la ley y el orden”.

En una serie de mensajes en su cuenta de la red social Twitter, el Departamento de Policía de Suffolk manifestó que “tiene estrictas reglas y procedimientos relacionados con el manejo de los presos. Las violaciones de esas reglas son tomadas muy seriamente”.

Agregó más tarde: “como departamento, no toleramos y no vamos a tolerar el maltrato físico de los detenidos”.

Por su parte, organismos civiles reprobaron igualmente el llamado de Trump a maltratar a sospechosos de pertenecer a pandillas.

Te recomendamos leer: México emite alerta de viaje a Venezuela: conoce las recomendaciones

El subdirector legal de la Unión Estadounidense para las Libertades Civiles (ACLU), Jeffery Robinson, consideró que al alentar a la policía a maltratar a los sospechosos, “el presidente está instando a una clase de ilegalidad que ya amenaza el bienestar y la vida” de afroestadounidenses.

“¿Inocente hasta que se demuestre su culpabilidad? Nuestro presidente preferiría no molestarse con eso, ampliando el papel de los oficiales de policías para que incluyan el de juez, jurado y verdugo”, consideró Robinson.