abc Radio


Popeye, el “General de la Mafia” que nunca se arrepintió de sus crímenes

  • Tania Aviles
  • Jueves 6 de febrero de 2020
  • en Mundo

Bogotá, Colombia.- Locuaz, fabulador, criminal confeso, Popeye decía sentirse fascinado por el “olor a sangre”. El sicario del extinto Pablo Escobar creó un personaje que vendió libros, se hizo youtuber e inspiró a Netflix pero, sobre todo, sembró dolor en la época más oscura del narcotráfico en Colombia.

Jhon Jairo Velásquez, su nombre de pila, murió este jueves a los 57 años, a raíz de un cáncer de estómago. Falleció custodiado por agentes carcelarios en el Instituto Nacional Cancerológico en Bogotá.

Sin pestañear, el personaje que creó Netflix basado en su autobiografía “Sobreviviendo a Pablo Escobar”, mató de dos tiros de revolver a un hombre maniatado en el suelo antes de subir a un avión cargado de cocaína.

Foto: AFP

Ficción y realidad se mezclaron en la vida de uno de los últimos sicarios que sobrevivió a la muerte del gran capo colombiano de las drogas, abatido por la policía en diciembre de 1993.

El mundo del crimen lo dio a conocer como Popeye – por un sobresaliente mentón que luego se operó – y él se transformó en una suerte de publicista del mal, el hombre que mataba y narraba a sangre fría los crímenes de su patrón.

En una entrevista con AFP en 2015, Velásquez se jactó de haber asesinado con sus propias manos a “por lo menos 250 personas, quizás 300”.

Entonces, con un ramo de flores en las manos y de rodillas frente a la tumba de Escobar, se presentó como un criminal arrepentido.

Foto: AFP

Pero testimonios de policías que lo persiguieron, de familiares de Escobar y de sus víctimas cuentan otra historia: la de un “gatillero” – pistolero – que infló su historia para alcanzar la celebridad.

Él hizo “la apología al delito, al crimen y la barbarie que aún vivimos en nuestras calles”, dijo Carlos Zuluaga, hijo de un magistrado que fue asesinado por ordenar la captura de Escobar.

Gatillo y fábula

Nacido en el pueblo de Yarumal (noroeste) en 1962, de padre comerciante, Popeye aseguraba haber crecido en un “entorno violento”, “fascinado con el olor a sangre”.

Según contó en sus memorias, hizo cursos en la Marina y la Policía antes de convertirse en uno de los cercanos a Escobar.

En 1992, con 30 años, abandonó al capo para someterse a la justicia. Pasó 23 años en prisión. Entre sus confesiones está la de haber suministrado el arma con la que mataron al candidato liberal a la presidencia Luis Carlos Galán en 1989.

También dijo haber disparado contra el procurador Carlos Hoyos, asesinado en 1988, y participado en el secuestro del conservador Andrés Pastrana, quien a la postre fue elegido presidente (1998-2002).

En la cárcel, Popeye ofreció explosivos testimonios que lo mostraban como el jefe de sicarios de Escobar.

Llegó a sostener que Raúl Castro era el contacto de Escobar en Cuba y que su jefe financió la toma del palacio de justicia por la extinta guerrilla del M-19, en 1985, donde murió casi un centenar de rebeldes, jueces y civiles.

La escritora Maritza Wills, quien relató la vida del sicario, dijo a la revista Soho que la mentira fue “la base de su personalidad”.

“Gran parte de los manuscritos que me enviaba a través de terceros refleja una historia un día y al otro día una versión complemente diferente”.

Famoso Youtuber

El exvicepresidente y general retirado Óscar Naranjo, quien persiguió al cartel de Medellín, coincide con que Popeye era un fabulador, más allá de su registro criminal.

Sus relatos son los de “una persona que quiere engrandecerse (…) y justificar su actividad criminal”. (…) “Estoy seguro de que lo que él conoce, buena parte es por información de segunda mano, de oídas y solamente en unos pocos casos, o en algunos casos, fue protagonista principal”, dijo.

Incluso el hermano del jefe del cartel de Medellín, Roberto Escobar, aseguró en su momento a la prensa que Popeye no era más que “un chofer cualquiera que nunca fue la mano derecha de Pablo”.

Cuando cumplió su condena, Velásquez se propuso llevar una vida austera enfocada en cambiar sus “antivalores por valores”, pero la vanidad y su recaída en el delito lo vencieron antes que el cáncer.

Se hizo youtuber -con más de un millón de suscriptores en su canal-, militó activamente contra el acuerdo de paz con la ya disuelta guerrilla de las FARC y denostó con furia a líderes de izquierda, a los que llegó a amenazar públicamente.

En 2017 fue descubierto en la fiesta de un mafioso pedido en extradición por Estados Unidos y al año siguiente regresó a prisión acusado de “extorsión y concierto para delinquir”. La muerte lo encontró alejado de los reflectores.